Las otras matanzas que motivaron al autor del tiroteo en Múnich

La policía alemana descartó totalmente una conexión yihadista en el tiroteo del viernes en un centro comercial de Múnich, donde un joven de 18 años de nacionalidad alemana e iraní mató a nueve personas e hirió a otras 27, diez de ellas gravemente y la mayoría menores de veinte años.

El único autor del ataque fue identificado como Ali Sonboly, estudiante secundario de 18 años, nacido en Múnich de padres iraníes, que estaba obsesionado con las masacres. Se destacó que probablemente tendría alguna enfermedad psiquiátrica.

ASÍ LO DIJIMOS...

 

Entre sus obsesiones también se encontraba el dolor ajeno y las muertes como la cometida por el ultraderechista noruego Andres Breivik justo cinco años antes, el 22 de julio de 2011, que dejó 77 muertos.

MIRA TAMBIÉN...

 

En una conferencia de prensa las autoridades indicaron que además que el joven estaba obsesionado con este tipo de matanzas pero no era religioso, no tenía antecedentes ni afiliación a grupos terroristas como el ISIS ni a movimientos extremistas de cualquier tipo y en su habitación encontraron material en vídeo de muertes y masacres.  

Al igual que Breivik, Sonboly buscó adrede víctimas jóvenes, más o menos de su edad, y habría querido vengarse de sus compañeros de colegio.

La mayoría de sus víctimas eran pequeños y tenían entre 14, 15, 17, 19 y 20 años, además de una mujer de 45 años. 

23 de julio de 2016, 13:07

cerrar