Ocho oros para ocho países diferentes

Alberto Demchenko de Rusia con medalla de plata, Félix Loch de Alemania con medalla de oro y el italiano Armin Zoeggeler fueron los ganadores de la prueba de luge individual este lunes. Foto AFP

Alberto Demchenko de Rusia con medalla de plata, Félix Loch de Alemania con medalla de oro y el italiano Armin Zoeggeler fueron los ganadores de la prueba de luge individual este lunes. Foto AFP

Pocas veces la banda sonora de unos Juegos Olímpicos de invierno sonó tan variada como hoy en Sochi, donde se pudo escuchar hasta ocho himnos nacionales diferentes en homenaje a los ganadores de las ocho medallas de oro puestas en juega esta jornada en la localidad rusa.

Algunas tan predecibles como la del alemán Felix Loch, que se alzó con el oro en la prueba de luge individual, y otras tras sorprendentes como la victoria del austríaco Matthias Mayer en el descenso masculino.

Mayer, que hasta hoy tenía como mejores resultados en esta prueba dos segundos puestos en la Copa del Mundo, logró a sus 23 años el triunfo de su vida, al alzarse con un oro que parecía predestinado a estrellas de la talla del estadounidense Bode Miller o el noruego Aksel Lund Svindal.

Pero hoy ni Miller, quíntuple medallista olímpico, que concluyó en una gris octava plaza, ni Svindal, que finalizó en la siempre amarga cuarta plaza, pudieron doblegar al joven Matthias Mayer, que dio al potente equipo austríaco su primera medalla de oro en Sochi.

Junto con Mayer completaron el podio del siempre sorprendente descenso el italiano Christof Innerhofer, que por seis centésimas tuvo que conformarse con la medalla de plata, y el noruego Kjetil Jansrud, que se colgó el bronce.

Menos sorprendente fue el triunfo de la patinadora holandesa Irene Wust, que se alzó con el oro en la prueba de 3.000 metros por delante de la campeona hace cuatro años en Vancouver, la checa Martina Sablikova, plata, y la rusa Olga Graf, que logró el bronce.

Este triunfo confirma que el patinaje de velocidad en Sochi es hasta el momento un coto exclusivo de los holandeses, que suma cuatro de las seis medallas puestas en juego en la ciudad rusa, tras el triplete "naranja" del sábado en la prueba de 5.000 metros masculina.

Estados Unidos domina el "slopestyle", la más salvaje y espectacular modalidad del "snowboard", en la que hasta el momento tan sólo ha sonado el "Barras y Estrellas", tras el triunfo de hoy en la prueba femenina de Jamie Anderson.

La "rider" norteamericana, que ya se había impuesto en esta especialidad en los "X Games" de los años 2012 y 2013, superó hoy en el parque extremo de Rosa Khutor a la finlandesa Enni Rukajarvi, plata, y a la británica Jenny Jones bronce.

El polaco Kamil Stoch logró lo que el legendario Adam Malysz, doble medallista en Vancouver 2010, no logró, situar a Polonia cuarenta y dos años después del triunfo de Wojciech Fortuna en Sapporo 1972 en lo más alto del podio, tras imponerse hoy en la prueba de salto de trampolín de 90 metros.

Stoch, actual líder de la Copa del Mundo, se impuso tras volar 105,5 metros en su primer salto y 103,5 en el segundo, al joven esloveno Peter Prevc, plata, y al noruego Anders Bardal, que logró la medalla de bronce.

10 de febrero de 2014, 09:02

cerrar