Ojalá volviera Jorge Ubico

Jorge Ubico se movilizaba en moto o en carroza. (Foto: Archivo Histórico)

Jorge Ubico se movilizaba en moto o en carroza. (Foto: Archivo Histórico)

Ojalá volviera Ubico para que a todos nos quedara claro que él tampoco sabe cómo solucionar los problemas que nos acechan.

Ojalá volviera y viéramos en su mirada la incredulidad por la transformación de este país que un día comandó con mano de hierro. Y ojalá fuera él mismo el que se diera cuenta que no se puede volver a un liderazgo como el suyo.

Jorge Ubico gustaba mostrar sus habilidades deportivas.
Jorge Ubico gustaba mostrar sus habilidades deportivas.

Si regresara el dictador se encontraría un país con 14 millones de personas más y con una renta per cápita tres veces y media superior a cuando dejó el poder. No es un gran logro en 73 años, sobre todo comparado con lo que han podido hacer otros países en el mismo tiempo, pero seguro notaría la diferencia.

La nación que él recorría en moto tenía una población rural y dispersa, poco conectada y fundamentalmente analfabeta. Hoy hasta los más pobres tiene acceso a información por diversos medios y más del 90 por ciento de los jóvenes sabe leer y escribir en español.

Tendría que aceptar que ya no se pude gestionar el país con las prácticas de antes, que no puede centralizar toda la información ni todas las decisiones. Un día en el poder y necesitaría mejores tecnócratas de los que nunca tuvo. Requeriría de más información, asesoría en política pública y mucho cuidado con el clima de opinión.

Ubico se mantuvo en el poder por 14 años.
Ubico se mantuvo en el poder por 14 años.

Ojalá volviera Ubico y presenciáramos su manejo en una rueda de prensa o su desempeño escribiendo en su cuenta oficial de Twitter. Sería interesante ver cómo aceptaría preguntas en una entrevista exigente o cómo se tomaría las críticas, o peor aún, los memes.

Jorge Ubico concentraba el poder y despachaba asuntos personalmente con los alcaldes y cofrades del país.
Jorge Ubico concentraba el poder y despachaba asuntos personalmente con los alcaldes y cofrades del país.

La vida del ciudadano promedio no mejoró sustancialmente durante su gobierno. El crecimiento económico fue inestable en esos 14 años y las transformaciones sociales limitadas. No era época de encrucijada, de cambio profundo para Guatemala.

Ahora sí lo es. Dentro de unos  años nuestro país tendrá 27 millones de personas, una urbanización del setenta por ciento y acceso casi completo a medios de información de todo tipo. Si hacemos bien las cosas el bono poblacional nos puede llevar a duplicar nuestra renta en pocos años y subirnos al tren de la modernidad y el desarrollo industrial que en su momento se nos escapó.

Ubico renunció cuando entendió que había perdido su base de apoyo, en 1944.
Ubico renunció cuando entendió que había perdido su base de apoyo, en 1944.

Ojalá volviera Ubico para que nos alegara que para qué lo despertamos, que tan a gusto que estaba sin todas estas locuras del 2017.

¿Saben qué? Mejor que no vuelva. Dejemos en paz a los que ya jugaron un papel en la historia, no esperemos que ellos retornen y nos resuelvan problemas que no son de su época y que nos corresponde solucionar solo a nosotros. 

Más de Daniel Haering:

 

24 de mayo de 2017, 05:05

cerrar