La oportunidad que abre Blanca Stalling

El pasado 2 de febrero, 119 diputados votaron a favor de retirarle la inmunidad a la magistrada Blanca Stalling. (Foto: Archivo/Soy502)

El pasado 2 de febrero, 119 diputados votaron a favor de retirarle la inmunidad a la magistrada Blanca Stalling. (Foto: Archivo/Soy502)

“Todas las crisis encierran peligro y oportunidad”. Así empieza el antiguo proverbio chino que ha sido citado en innumerables ocasiones por políticos, mercadólogos y motivadores. Es trillado, vaya que sí. Pero se ajusta como anillo al dedo a la situación que se vive hoy en Guatemala. La frase reza, además, que “abundantes beneficios esperan a quienes descubran el secreto de encontrar la oportunidad en la crisis”. Y en estos momentos en que a nuestro alrededor la tensión no falta, en igual proporción deberíamos de encontrar la fórmula para salir de los problemas que nos genera la corrupción con sus redes del descaro, hoy en alerta.

Los tres organismos del Estado se ven en aprietos. Unos en mayor grado que otros. El Organismo Judicial no había vivido días tan difíciles desde los tiempos en que “los siete” y los “seis” se enfrascaron, en 2013, en la pugna sobre quién habría de suceder a Gabriel Medrano en la presidencia de la Corte Suprema de Justicia. Votaron una y otra vez hasta sumar 56 rondas, obligados por la CC a reunirse incluso sábados y domingos. El nudo gordiano se rompió el 28 de noviembre de 2013, cuando José Arturo Sierra tomó la batuta y santos en relativa paz.

  • MIRA TAMBIÉN: 

 Hoy la situación es mucho más crítica. Ya no están ni Douglas Charchal ni Vladimir Aguilar. Blanca Stalling ha perdido su inmunidad, a pesar de despotricar ante la comisión pesquisidora, alegar persecución política y presentar cuanto amparo pudo para hacer retroceder al proceso judicial iniciado en su contra. Silvia Patricia Valdés fue condenada moralmente por el Procurador de los Derechos Humanos, el mismo día que la CC ordenó que se repitiera el procedimiento por el cual ella resultó electa presidenta para este período. Y el fantasma de lo que pudo haber hecho Roberto López Villatoro para influir en el ánimo de los postuladores sigue planeando sobre la Torre de Tribunales.

Mientras mayor la crisis, más grande la oportunidad. Y para poder exprimir ésta de la mejor manera, es indispensable que el Ministerio Público actúe con celeridad, más allá de arraigar a la aún magistrada (quien, como siempre, adelantó que no renunciará al puesto). Stalling tiene derecho a la presunción de inocencia, a defenderse de quien la acusa de tráfico de influencias y a presentar las pruebas de descargo que quiera (si las tiene). Pero su permanencia en el cargo le hace un enorme daño al OJ y por ello, es preciso actuar rápido.

POR SI NO LO VISTE: 

Un proceso expedito con una resolución favorable para el Ministerio Público sentaría un precedente con un peso de enormes quilates. Y fortalecería los argumentos de quienes solicitan que se revise de forma exhaustiva la forma cómo se elige a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y a los de las Cortes de Apelaciones. A estos puestos se debe llegar por méritos, no por componendas políticas, promesas de plazas u ofrecimientos de impunidad al estilo “hoy por tí, mañana por mí”. A Stalling la estrategia no le funcionó mucho: 119 congresistas votaron a favor de retirarle la inmunidad.  Es poco probable, por tanto, que en el OJ amparen a continuación a los diputados que enfrentan una situación similar. Que funcionen las reglas establecidas es bueno para el país. Las ruedas tienen que seguir girando. Y a nosotros, como sociedad, nos toca empujarlas. 

03 de febrero de 2017, 12:02

cerrar