Los otros males de la pollería que se hace millonaria con el Ejército

La pollería además ha conseguido un nuevo cliente: la SAAS. (Ilustración: Benjamín Calderón) 

La pollería además ha conseguido un nuevo cliente: la SAAS. (Ilustración: Benjamín Calderón) 

Una pequeña pollería de Boca del Monte se hizo millonaria con el Ejército de manera extraña, así lo reveló una investigación de Soy502 a finales del año pasado. Sin embargo nuevas irregularidades de ese negocio y su propietaria surgieron en los últimos días.

A la pollería le fue bien con el Ministerio de la Defensa. De proveer alimentos para el Hospital Militar, su propietaria Marta Lilia Aguirre de Villanueva pasó a instalar un nuevo negocio dentro del mismo Ejército.

Pero el establecimiento de ese comercio en las instalaciones militares se hizo de manera anómala. No hubo ningún documento que lo legalizara, ni hubo alguna resolución que justificara que esa persona fuera la beneficiada.

Ese y los otros hallazgos

La primera irregularidad se evidencia en una respuesta de solicitud de información pública de la cartera y una auditoría realizada por la Contraloría General de Cuentas. 

En la resolución emitida por el ministerio se acepta que no existe un documento o algún acuerdo escrito que autorice el funcionamiento del nuevo negocio de Aguirre dentro del Economato Militar, una suerte de supermercado. 

En la parte resaltada se expone la inexistencia de documentos que legalicen el funcionamiento del negocio. (Foto: Soy502)
En la parte resaltada se expone la inexistencia de documentos que legalicen el funcionamiento del negocio. (Foto: Soy502)

En ese mismo memorial se menciona que la Contraloría empezó una investigación contra el ministerio por ese negocio. "Por tal razón se realizan los procedimientos respectivos para el desvanecimiento de dicho hallazgo", se lee. 

Sin embargo, el señalamiento realizado por la Contraloría no fue desvanecido. La cartera fue sancionada, pero la información no fue trasladada al Ministerio Público (MP) como sucede con otras anomalías detectadas en las distintas instituciones estatales. 

Q7 mil 725,
monto de la sanción.

En el Economato Militar se concedió un espacio físico para la Cafetería y Antojitos Lili, el negocio hermano de la pollería, sin un documento que respalde legalmente ese arrendamiento, de acuerdo con la conclusión de la Contraloría. Soy502 intentó comunicarse con la propietaria como en la primera publicación, pero el teléfono no fue atendido. 

Así inicia la descripción del hallazgo de la contraloría. (Foto: Soy502)
Así inicia la descripción del hallazgo de la contraloría. (Foto: Soy502)

Sobre ese señalamiento, Oswaldo Otoniel Hernández García, jefe del Economato Militar entre enero y junio de 2017, afirmó que "se buscó la manera más fácil, viable, objetiva para favorecer a los empleados y darle un servicio de alimentación informal".

Pero en su justificación no explicó por qué motivo fue elegido ese negocio y no otro, ni cómo fue el proceso para seleccionarlo, ni tampoco que meses atrás su propietaria y su entonces único comercio, la Pollería Ingrid, se convirtieron en uno de los proveedores favoritos del Hospital Militar.

La otra anomalía de la concesión del espacio está relacionada a la inscripción de la Cafetería y Antojitos Lili como negocio. Según su patente de comercio, fue constituida el 27 de diciembre de 2016.  

En esta copia de la patente se consigna la fecha de inscripción que es posterior a la concesión del espacio, de acuerdo con la justificación del jefe del Economato Militar. (Foto: Soy502)
En esta copia de la patente se consigna la fecha de inscripción que es posterior a la concesión del espacio, de acuerdo con la justificación del jefe del Economato Militar. (Foto: Soy502)

Hernández García relató que la cafetería inició su relación comercial con el Economato Militar el "1 de diciembre de 2016, para lo cual se les envió carta de requisitos a cumplir, concluyendo la negociación en forma verbal entre el representante legal y la administración que se encontraba a cargo en referida fecha". Es decir antes de que fuera registrada la Cafetería y Antojitos Lili.

"En este Economato Militar fue implementado este servicio con la visión de prestar el servicio de alimentación al personal por planilla que labora en esta dependencia militar", se justificó Hernández García. Sin embargo, una visita realizada por Soy502 se constató que los particulares también pueden comprar en el lugar. El precio de sus platillos es de Q20. 

Según la Contraloría, el arrendamiento fue descontado mensualmente del cheque con el que se cancelan los almuerzos servidos al personal militar. Este tuvo un valor de 937 quetzales mensuales, del 1 de enero al 30 de abril de 2017 y por la cantidad de 2 mil 500 quetzales mensuales del 1 de junio al 31 de diciembre de 2017. 

El cambio de dirección

La Pollería Ingrid cambió de dirección, la nueva es lejana a la anterior que estaba ubicada en el local 17 del Mercado la Bendición de Dios, en Boca del Monte. Un espacio de no más de cuatro metros cuadros, a donde llegó Soy502. La modificación fue registrada en Guatecompras y en la nueva patente del Registro Mercantil, legalizada por una abogada el 2 de abril de este año.

En su nueva patente desapareció la dirección ubicada en un mercado de Boca del Monte. (Foto: Soy502)
En su nueva patente desapareció la dirección ubicada en un mercado de Boca del Monte. (Foto: Soy502)

La nueva sede se encuentra en la 4ta. Calle 14-50 zona 14 de la Ciudad de Guatemala, cercana a una venta de pollo frito y una ferretería. Una persona atiende el local que no es más grande que el garaje para un carro. 

Pollería Ingrid es el nombre registrado en la patente de comercio, pero el local consignado tiene el nombre de Carnicería Ingrid. (Foto: Soy502)
Pollería Ingrid es el nombre registrado en la patente de comercio, pero el local consignado tiene el nombre de Carnicería Ingrid. (Foto: Soy502)

Pero la dirección no es lo único que ha cambiado con la pollería y la cafetería. Después de la publicación realizada por Soy502, el ministro de la Defensa, Luis Miguel Ralda Moreno, intentó solucionar la falta de contrato administrativo. Fue así que, el 18 de diciembre de 2017, firmó una acta para empezar los "procedimientos legales para regular dicha situación", según las pruebas de descargo que presentó en la contraloría. 

Ralda Moreno además señaló que la relación entre el Economato Militar y la propietaria de la pollería y cafetería comenzó antes de asumir su puesto el 2 de octubre de 2017.

Antes de la llegada de Ralda Moreno, el cargo lo ocupaba Wiliams Mancilla que lo dejó luego de cumplir 33 años de servicio en el Ejército y que tiempo después fue capturado por el sobresueldo de Jimmy Morales. Sin embargo, el exfuncionario no presentó ningún documento para desvanecer el hallazgo de la contraloría. 

SAAS, la nueva compradora de la pollería 

Hasta 2017, la mayoría de compras realizadas a la Pollería Ingrid fueron del Ministerio de la Defensa. Pero este año se sumó un nuevo cliente: la Secretaría de Asuntos Administrativos de Seguridad de la Presidencia (SAAS). 

Según el portal Guatecompras, la SAAS ha hecho cuatro compras a la pollería. Estas en total suman 285 mil 200 quetzales. En uno de los desembolsos se específica que se adquirió "carne blanca para la preparación de alimentos del personal administrativo y de seguridad al servicio del señor Presidente de la República de Guatemala". 

Los negocios de Aguirre han amasado un total de 6 millones 115 mil 601 quetzales del Estado, pero es el Ejército su mayor cliente. Las compras a la comerciante empezaron junto al gobierno de Jimmy Morales. La pollería nunca había sido beneficiada por alguna institución pública. 

  • Esta es la primera parte de la historia:

Solo en mayo, el Ministerio de la Defensa erogó 108 mil 992 quetzales por pollo, res y otros alimentos para el personal del Comando Militar Especial en modalidad de compra directa por diferentes eventos. Esa cifra supera los 90 mil quetzales establecidos como techo, pues si el gasto supera ese monto se debe realizar una licitación que conlleva la participación de otras empresas. 

En 2017 el Hospital Militar fue el departamento del Ministerio de la Defensa que más le compró en modalidad directa a la pollería. Pero ahora el principal es el Cuerpo de Ingenieros.  

La compra más onerosa que se le ha realizado este año a la pollería fue por un monto de 407 mil 808 quetzales. El gasto fue hecho para alimentar por ocho meses al Estado Mayor Personal del Ministro de la Defensa, un círculo de asesores del titular de la cartera. Los alimentos  adquiridos fueron pollo, res, cerdo, mojarras y róbalo.   

¿Se debe investigar? 

Para Eddie Cux, de Acción Ciudadana, la contraloría y el Ministerio Público deben investigar de oficio los negocios con esta pollería y cafetería, pues se trata de un proveedor pequeño y nuevo que se empezó a beneficiar del Ejército con el cambio de gobierno. Sin embargo, señala que es una tarea complicada fiscalizar este tipo de servicio, pues se trata de productos que se consumen de manera inmediata. 

"No existe nada verbal en el Estado, todo debe estar sustentado", responde Cux luego de ser consultado si es aceptable que las autoridades del Ejército aduzcan que se hizo de esa manera el arrendamiento para justificar la inexistencia de documentos. Además considera que se deben establecer los vínculos de la propietaria y descartar que se trate de un testaferrato. 

02 de julio de 2018, 05:07

cerrar