Otro mundo es posible

La Muni ha lanzado una campaña contra el acoso sexual en el Transmetro. (Foto: Archivo/Soy502)

La Muni ha lanzado una campaña contra el acoso sexual en el Transmetro. (Foto: Archivo/Soy502)

Eso de desconectarse unos días (en la medida en que lo permite este mundo globalizado) cae bien de vez en cuando. Hacer el intento de dejar atrás el caos y la locura que representa vivir en Guatemala, con ese tráfico que le arruina la calidad de vida a cualquiera. Sí, estuve fuera unos días.

De visita en una ciudad, como una de muchísimas en el mundo, en la que una buena planificación urbana, visión de largo plazo e inversión decidida le permiten a uno movilizarse con tranquilidad. Se puede ir de un punto a otro sin darse de codazos con otros, sin ser objeto de acoso o víctima de robo. Sin pasar horas enteras dentro de un vehículo para desplazarse un par de kilómetros. Una realidad distinta a la que ya nos estamos acostumbrando es posible.

Guatemala y su larga retahíla de prioridades. Todo urge. Para ayer. El país tiene hambre. Es inseguro. Es desigual en proporciones de catástrofe. Todo esto, lamentablemente, nos lo sabemos de memoria. Los funcionarios nos roban. O no están a la altura de las circunstancias. Dejan pasar, en el mejor de los casos. Todavía los excusamos con el “al menos dejó obra”. Aunque esta obra se caiga en pedazos mucho antes de que se cumpla su plazo fijado de vida útil ya sea por falta de mantenimiento, mala planificación, una combinación de ambos o simple indolencia. Ejemplos sobran. Por desgracia.

Estos días en que estuve parcialmente desconectada conversaba fuera sobre lo compleja que es Guatemala y lo complicado que nos resulta darle solución a nuestra larga retahíla de prioridades a pesar de la buena voluntad de la mayoría. Rescato una instancia que he conocido en los últimos días y me ha sorprendido gratamente: un plan piloto para combatir el acoso sexual en el transporte público. Concretamente, en el Transmetro.

En este trabajan, codo a codo, la PDH, tu Muni, el MP, el OJ, la PNC y el Ministerio de Trabajo. Su objetivo es apoyar a cualquier persona que sea hostigada en un bus. Incluso, de ser necesario, se le acompaña en denunciar a quien le haya agredido. Y sí, son seis entidades gubernamentales trabajando en forma armónica con un objetivo en común.

La unión, dice el dicho, hace la fuerza. También hemos sido testigos de cómo el trabajo en conjunto de la CICIG con el MP ha dado resultados concretos y mostrado una luz al final del túnel, a pesar de que los poderes oscuros han triplicado sus esfuerzos en los últimos tiempos para apagarla. Es hacia estos ejemplos donde debemos enfocar nuestra atención. También nuestra energía. Porque otra realidad es posible.

01 de diciembre de 2016, 13:12

cerrar