Padre del niño muerto en Belice pide asilo por temor a represalias

El padre del niño que murió en la zona de adyacencia en Belice aseguró que teme por su vida. (Foto: Archivo/ @Ejercito_GT)

El padre del niño que murió en la zona de adyacencia en Belice aseguró que teme por su vida. (Foto: Archivo/ @Ejercito_GT)

Carlos Alvarado, el padre del niño guatemalteco supuestamente asesinado hace ocho días por miembros del Ejército de Belice en la denominada zona de adyacencia, expresó que teme por su vida y que prefiere irse asilado a algún país porque el caso "es muy fuerte".

En declaraciones a la radio Emisoras Unidas, Alvarado, quien se recupera de una herida de bala en una pierna que sufrió durante el ataque, aseguró: "yo tengo miedo porque vivo a la orilla de la línea y las tropas beliceñas allí se mantienen".

"Yo corro riesgos fuertes porque soy la parte pidiente (demandante). Yo quisiera mejor retirarme lejos, yo se que Belice a mí me odia", expresó este campesino guatemalteco de 48 años.

Relató que él iba por el camino cuando de repente salió un grupo bastante grande de soldados beliceños, aunque aclaró que el ataque contra él y dos de sus hijos lo perpetraron solo tres militares, como a cinco metros de distancia.

"Me atacaron fuertemente sin hablarme, yo soy una persona humilde, indefensa", narró Alvarado, quien negó que ellos hayan atacado a los militares beliceños.

"La defensa propia la hice yo, yo iba sin nada, ellos estaban armados, yo me acurruqué y corrí y le dije a mi hijo seguíme porque pensé que estaba vivo, pero luego regresé y lo toqué por la espalda y estaba muerto y en ese momento me dispararon en la pierna", comentó.

Según su relato, el ataque duró entre 15 y 20 minutos y los miembros de la tropa beliceña dispararon como 150 tiros de diferente calibre.

"Ellos disparan con diferentes armas para lavarse las manos y decir que uno los ataca", aseguró.

Alvarado, quien dijo encontrarse en el Hospital Militar, en la capital, añadió que su herida de bala es de calibre 22, mientras que su hijo murió por impactos de proyectil de fusil de asalto M4.

"Quiero ir a traer mis cosas, a mis hijos ahorita que hay Ejército", declaró.

Además, pidió a las autoridades guatemaltecas que le ayuden para que Belice le pague por el asesinato de su hijo de 13 años.

"Yo quiero que ellos me paguen, lo que se puede cobrar por una vida. Yo quisiera que me ayuden porque yo solo no puedo ganar este caso y lo que me puedo 'cachar' (conseguir) es la muerte", concluyó.

El Gobierno de Belice atribuye la muerte a un tiroteo en el que una de sus patrullas respondió a un ataque en defensa propia, una versión que ha sido refutada por las autoridades de Guatemala y por el propio padre del menor.

Según el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, el menor recibió ocho impactos de bala, cuatro de ellos por la espalda y uno en un ojo.

Los dos países mantienen un litigio fronterizo desde hace más de 150 años y en la actualidad no existe una frontera delimitada.

Guatemala reconoció la independencia de Belice en 1991 pero sin abandonar el reclamo de unos 12 mil 272 kilómetros cuadrados del territorio de la excolonia británica. 

27 de abril de 2016, 15:04

cerrar