Pistola en mano, un hombre evitó la muerte de su hijo en un hospital

Una de las mejores historias con las que cerró el año 2015 es la de George Pickering, un padre que rechazó el diagnóstico de un grupo de doctores quienes declararon a su hijo con muerte cerebral.

Después del diagnóstico, la madre del joven y ex esposa de George autorizó al hospital para que desconectara al joven, una decisión que desconcertó al hombre, quien se atrincheró en un hospital de Houston para evitar que los médicos siguieran con el procedimiento.

El hombre intuía que la decisión era muy pronta y que el diagnóstico final estaba errado. Así que con una pistola de 9mm en mano amenazó a todo aquel que se interpusiera en su camino y evitó que los médicos lo desconectaran. 

"Decían que tenía muerte cerebral, que era un vegetal. Todos se movían demasiado rápido: el hospital, las enfermeras, los médicos", expresó George al sitio Click2Houston

"Yo sabía que si podía estar a solas con él unas tres o cuatro horas podría saber si estaba muerto o no", explicó el hombre. "Durante esas tres horas, George apretó mi mano cuando se lo pedí", aseguró el hombre, que fue arrestado después de que la Policía tirara abajo la puerta del cuarto.

Once meses después de este incidente el joven se recupera satisfactoriamente y goza de buena salud, justo cuando su padre termina la sentencia en la cárcel de Texas. Ahora juntos cuentan la hermosa historia. 

* Tomado de d24ar

 

03 de enero de 2016, 11:01

cerrar