Padre se tatúa cicatriz en homenaje a su hijo sobreviviente de cáncer

Josh Marshal se ha convertido en un buen ejemplo de padre. Desde el momento en que su pequeño Gabriel Marshal, de 8 años de edad, fue diagnosticado con un atrocitoma anaplástico (una especie de tumor maligno) hizo todo lo posible para que este se sintiera bien hasta el punto de tatuarse en su cabeza la misma cicatriz que su hijo tiene producto de una cirugía. 

Debido a las magnitudes del tumor y el lugar donde se encontraba no se pudo extraer por completo. Así que el pequeño debía seguir con tratamientos y ahora con una enorme cicatriz en su cabeza.

El niño decía que la cicatriz lo hacia sentir como un monstruo, algo que destrozaba el corazón de Josh, así que decidió tatuarse la cabeza para demostrarle a su hijo que lo apoyaba en todo.

Josh se tatuó la cicatriz en el mismo lugar que la tiene su hijo. El hombre tiene además del amor del pequeño su admiración.

Por el momento Gabriel se esta recuperando e incluso ha dejado de recibir tratamiento. 

* Con información de Sopitas

22 de junio de 2016, 09:06

cerrar