El Papa proclamó a los santos más jóvenes de la historia católica

El Papa Francisco canonizó a los hermanos Francisco y Jacinta, dos de tres pastores que tuvieron seis visiones de la Virgen de Fátima. (Foto: AFP) 

El Papa Francisco canonizó a los hermanos Francisco y Jacinta, dos de tres pastores que tuvieron seis visiones de la Virgen de Fátima. (Foto: AFP) 

Los hermanos Francisco y Jacinta Marto fueron declarados santos por el Papa Francisco, en una ceremonia a la que asistieron unos 500 mil fieles. Los niños que murieron de gripe española (broncopulmonía), a los nueve y diez años de edad se convierten en los santos más jóvenes de la iglesia católica que no murieron en martirio. 

Los hechos describen que hace cien años y junto a su prima Lucía, tuvieron seis visiones de la Virgen de Fátima. 

Entre los presentes en la misa de canonización se encontraba el niño brasileño Lucas, que sobrevivió según la Iglesia gracias al milagro de la intercesión de la Virgen de Fátima. Fue este reconocido hecho sobrenatural lo que permitió la canonización de Jacinta y Francisco.

La historia 

Los niños eran pobres y analfabetos y la primera de seis visiones de la virgen fue en una cueva donde pastoreaban a las ovejas de la familia, según la historia. 

Francisco Marto tenía 9 años y su hermana Jacinta 7, cuando tuvieron la primer visión entre el 13 de mayo y octubre de 1917, de lo que llamaron "la señora de blanco iluminada por una fuerte luz".

Con ellos estaba Lucía su prima que sobrevivió y se convirtió en monja. Su causa para beatificación está en curso. Pero se describe que personalmente contó a varios Papas lo que había visto, pues ella era la que dialogaba con la Virgen de Fátima, murió en 2005 a los 97 años. 

Los misterios de Fátima 

La iglesia consigna los relatos como mensajes y se consideran "misterios" y se conocen como los tres secretos de Fátima. El primer secreto es una visión del infierno, el segundo el surgimiento y la caída del comunismo en Rusia y su conversión a Cristo.

Los dos fueron revelados hace muchos años, pero Juan XXIII y Pablo VI no quisieron hacer público el tercer secreto. En el año santo de 2000, fue Juan Pablo II quien lo hizo: se refería a un “obispo vestido de blanco”, que caía bajo las balas en una montaña tras caminar por una ciudad plena de cadáveres.

MÁS DEL PAPA FRANCISCO: 

*Con información de Infobae y El Clarín

 

 

13 de mayo de 2017, 13:05

cerrar