Parlamento aumenta poderes a Ortega y aprueba su derecho a reelección

Vista general del parlamento nicaragüense donde los sandinistas, que cuentan con mayoría absoluta aprobaron en definitiva un proyecto de reforma constitucional propuesto por el oficialismo que le confiere mayores poderes al presidente Daniel Ortega, y lo habilita a presentarse a un cuarto mandato y tercero consecutivo en las elecciones de noviembre de 2016. (Foto: EFE)

Vista general del parlamento nicaragüense donde los sandinistas, que cuentan con mayoría absoluta aprobaron en definitiva un proyecto de reforma constitucional propuesto por el oficialismo que le confiere mayores poderes al presidente Daniel Ortega, y lo habilita a presentarse a un cuarto mandato y tercero consecutivo en las elecciones de noviembre de 2016. (Foto: EFE)

Managua.- Los sandinistas, que cuentan con mayoría absoluta en el Congreso, aprobaron hoy en definitiva un proyecto de reforma constitucional propuesto por el oficialismo que le confiere mayores poderes al presidente del país, Daniel Ortega, y lo habilita a presentarse a un cuarto mandato y tercero consecutivo en las elecciones de noviembre de 2016.

En una sesión ordinaria de los 92 diputados de la Asamblea Nacional (Parlamento), 64 parlamentarios (63 sandinistas) votaron a favor de las enmiendas, 25 en contra y ninguna abstención, mientras tres faltaron a la plenaria.

Los sandinistas contaron con el voto del diputado del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Wilfredo Navarro, que apoyó la reforma que suprime la limitación a dos de los mandatos presidenciales vigente desde 1995.

En las elecciones de 2011, pese a que la Constitución lo prohibía, Ortega, en el poder desde enero de 2007, se presentó como candidato a la Presidencia gracias a una maniobra jurídica con la que burló la norma constitucional que se interponía entre él y su objetivo de mantenerse en el poder cinco años más.

Los magistrados sandinistas de la Corte Suprema de Justicia, sin presencia de magistrados opositores, declararon en octubre de 2009 inaplicable el artículo de la Carta Magna que impedía la reelección continua del presidente y limitaba a dos su número de mandatos.

De acuerdo con diputados sandinistas, ese artículo constitucional ya no era aplicable y, por mandato de la Corte, lo eliminaron formalmente ahora con la enmienda.

La modificación constitucional establece la reelección presidencial indefinida, la posibilidad de elegir al presidente en primera vuelta y con mayoría simple de votos y faculta al jefe del Estado para emitir decretos ejecutivos con fuerza de ley, entre otras cosas.

"Esta reforma constitucional profundiza la democracia, la participación de la familia, de la comunidad en el quehacer político", señaló en el pleno el jefe del grupo parlamentario sandinista, Edwin Castro.

Criticó a los sectores que se oponen a esas reformas y que, según el diputado oficialista, hacen llamamientos a una "rebelión armada".

Esta reforma constitucional profundiza la democracia, la participación de la familia, de la comunidad en el quehacer político
Edwin Castro
, jefe del grupo parlamentario sandinista.

El debate de la reforma, aprobada en primera vista el 10 de diciembre pasado por la mayoría sandinista, se inició con el rechazo de la oposición y de otros sectores, como el Episcopado, que la consideran de cariz autoritario.

Los diputados de la opositora Bancada Partido Liberal Independiente (Bapli) se retiraron del hemiciclo una vez fue aprobado el proyecto completo, por lo que la votación artículo por artículo solo tuvo sufragios favorables del sandinismo y sus aliados.

"No necesitamos un Somoza, perdón un Ortega 'forever' (para siempre)", en alusión a la dinastía que sojuzgó el país centroamericano por 40 años, dijo en el pleno el subjefe de ese grupo parlamentario opositor, Alberto Lacayo, antes de retirarse.

El mandatario, de 68 años, lleva casi la mitad de su vida como líder indiscutible del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), partido del que ha sido su único candidato presidencial en los comicios de 1984, 1990, 1996, 2001, 2006 y 2011.

Ortega, un exguerrillero que luchó contra la dinastía de los Somoza (1939-1979), también gobernó Nicaragua de 1985 a 1990, y fue coordinador de la Junta de Gobierno de 1979 a 1984.

La opositora Bapli rechazó con sus votos las reformas con el argumento de que da más poder a Ortega sin que ello se traduzca en algún beneficio para los nicaragüenses.

La reforma contempla no sólo otorgar más poderes a Ortega sino también mayores facultades al Ejército.

Además, cambió 39 artículos y derogó otros ocho de la Carta Magna, legaliza el modelo vertical o de democracia directa que venía implementado el gobierno sandinista al margen de la Constitución, y la implementación de un modelo "corporativo" con la patronal.

Asimismo, agregó los nuevos límites de Nicaragua en el Caribe con Colombia y Honduras fijados por la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Además, incluyó un acuerdo marco para la construcción del Gran Canal Interoceánico por la empresa china HKND Group, que contempla la concesión y explotación del proyecto durante 50 años, prorrogables por otros 50.

Ortega es considerado por distintos sectores nacionales como el presidente con más poder desde el dictador Anastasio Somoza Debayle, debido a que su partido, el FSLN, domina los cuatro poderes del Estado, así como la mayoría de Gobiernos municipales.

Además, es el jefe supremo de la Policía Nacional y del Ejército.

28 de enero de 2014, 20:01

cerrar