Las constructoras acusadas de corrupción siguen con contratos públicos

Tres de las principales constructoras contratistas del Estado fueron señaladas en el momento en que se destapó la estructura de financiamiento ilícito que llevó a cabo el partido Patriota con Otto Pérez y Roxana Baldetti a la cabeza.

En el caso Cooptación del Estado, quedaron señaladas Sigma Constructores, Constructora Nacional SA (Conasa) y Topsa Construcciones como las grandes beneficiarias de contratos después de haber participado económicamente en la campaña electoral.

  • TE PUEDE INTERESAR:

En una entrevista radiofónica en Emisoras Unidas, Aldo García, ministro de Comunicaciones, comentó la situación actual en la que se encuentra la cartera, que ha sido duramente salpicada históricamente por la corrupción.

Después de ser señaladas, las empresas tuvieron que suspender sus actividades. Por ejemplo, en el caso de Conasa, los libramientos de Chimaltenango y Barberena se detuvieron temporalmente.

Sin embargo, las obras de Sigma y Conasa ya se han retomado. ¿Qué han tenido que hacer las empresas?

Según García, se les solicitó una constancia para determinar si están o no involucradas en casos de corrupción, y se pidió que este documento estuviera firmado por el juez competente, es decir, por el juez Miguel Ángel Gálvez. En este caso, se consideró que fue cuestión de unas personas y no de la empresa.

"Sigma y Conasa entregaron su constancia correspondiente", señaló el titular de Comunicaciones. 

No obstante, el ministro explicó que, según avance el proceso judicial, si se determina que sí estuvieron involucradas alguna de ellas, se suspenderá la obra y se liquidará el contrato.

Nuevas constructoras

El espectro de grandes constructoras en el país no es muy amplio, lo que provoca que siempre sean las mismas empresas las que se adjudican los proyectos.

Según los datos de Guatecompras, Sigma registra proyectos por más de 4 mil millones de quetzales. Su última adjudicación fue el proyecto de rehabilitación y ampliación de la ruta a cuatro carriles de la ruta CA-2 entre Escuintla y Ciudad Pedro de Alvarado.

En el caso de Conasa, la empresa registró contratos con el Estado por un valor superior a 2 mil millones de quetzales.

Por otro lado, los contratos de Topsa ascienden hasta los 918 millones de quetzales.

Otros problemas

El ministro adelantó que había enviado información al Ministerio Público respecto a la carretera entre Cocales y Tecún Umán que debía construir la empresa brasileña Oderbrecht.

"Antes 1 kilómetro de esa carretera costaba 2.9 millones de dólares y ahora 8.3 millones de dólares", detalló el Ministro.

García explicó que con el préstamo de 400 millones de dólares se podía construir los 140 kilómetros requeridos y ahora, con el aumento del precio, solo se pueden hacer 40 kilómetros.

22 de agosto de 2016, 08:08

cerrar