¿Patada mágica? Un jugador "resucita" después de esta acción del rival

El defensa polaco Kamil Glik tiene poderes mágicos en la bota. O al menos, eso pareció durante el partido que su selección jugó ante Kazajistán, por las eliminatorias al Mundial de Rusia 2018. 

Tras un choque que no parecía la gran cosa, el kazajo Bauyrzhan Islamkhan se quejó de un golpe en el cuello y se retorció durante unos segundos con la cara contra el suelo. Después, se dio la vuelta y le indicó al árbitro que tenía dificultades para respirar, como si el impacto hubiera sido en la garganta. 

Sin embargo, el duro defensor del Mónaco, Kamil Glik no se creyó nada del acto y se acercó a reclamar. Su bota quedó cerca de la cabeza del jugador, por lo que le dio una suave patada en la cabeza y en la espalda, reclamándole que se levantara. 

Islamkhan se levantó de inmediato y fue en búsqueda de Glik, como si no le hubiera dolido nada unos segundos antes. Por fortuna, el árbitro estaba cerca y manejó bien la situación. A Glik le sacó una merecida amarilla, aunque el kazajo también se tuvo que haber llevado una por simular. 

El suceso no fue a más, pero dejó a los espectadores con la duda de dónde se pueden comprar esas botas mágicas que usó el central polaco

  • POR SI NO LO VISTE: 

06 de septiembre de 2016, 14:09

cerrar