Paul Viejo, el traductor de los amores de Chéjov, visitó Guatemala

Paul Viejo es la "voz" en español de el maestro del relato corto, el ruso Antón Chéjov, sus traducciones reviven el talento del escritor ruso al siglo XXI. (Foto: Wilder López/Soy502) 

Paul Viejo es la "voz" en español de el maestro del relato corto, el ruso Antón Chéjov, sus traducciones reviven el talento del escritor ruso al siglo XXI. (Foto: Wilder López/Soy502) 

¿Qué tienen en común los amores de un escritor clásico escritor ruso, con la pasión de un joven escritor español por la literatura? Muchas cartas traducidas.

Soy502 conoció a Paul Viejo, escritor, traductor, editor y crítico literario, cuyo trabajo lo convierte en uno de los máximos delegados de la obra del ruso Antón Chéjov, representante del relato corto.

Antón Chejov y eus cuentos. (Foto: Páginas de espuma)
Antón Chejov y eus cuentos. (Foto: Páginas de espuma)

Paul Viejo visitó Guatemala en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guatemala (Filgua).

Su gusto por la obra de Chéjov le motivó desde temprana edad a aprender el idioma de la Perestroika y adentrarse a la vida del representante de la corriente del realismo y naturalismo que dejó un gran legado a lo largo de su vida (1860-1904).

Antón Chejov fotografía. (Foto: Leedor.com)
Antón Chejov fotografía. (Foto: Leedor.com)

¿Cuáles crees que son los retos de traducir literatura?

Suelo ser muy radical cuando hablo de la traducción. Para mí es un "fracaso" desde el inicio, te estoy contando esto desde dos facetas: la del traductor y de quien también es escritor. Es intentar colocar de la mejor manera posible una frase, la que un escritor ha estado dando vueltas para colocar de la mejor manera posible. Y no es solo pasar de una lengua a otra y que se entienda la intensión. Por ejemplo, el Chéjov del siglo XIX hacerlo comprensible en el siglo XXI. Las posibilidades de equivocarse son infinitas, lo del "f'racaso" lo digo porque una buena traducción es una buena aproximación a ese texto original, es una especie de espejo donde estás viendo a esa otra persona.

¿Habrá palabras o expresiones difíciles de traducir en un idioma?

Hay muchísimas expresiones difíciles de traducir, incluso en nuestro propio idioma, frases coloquiales que son imposibles de expresar. No es lo mismo que traduzca un español lo que está haciendo un guatemalteco, o si lo va a leer un guatemalteco o un mexicano, o un chileno. Ahí empieza la traducción, yo no puedo poner las mismas expresiones que utilizo en Madrid, ahí empieza la traducción.

Luego hay palabras intraducibles en cuanto a sentimientos como "saudade", esa especie de nostalgia que solo los portugueses parecen tener porque cuando lo traduces como "nostalgia" no lo es. En el fondo uno está leyendo un libro en otra lengua que va a versar a otra diferente. Es como atravesar un campo minado. 

¿Cuál fue tu mayor reto al traducir a Antón Chéjov?

En sí traducir a Chéjov era un reto, yo no soy la primera persona que lo hace, lo llevamos leyendo desde que vivía. En español hubo traducciones desde inicios del siglo XX, es alguien que se conoce, que se ha ido traduciendo conforme cambiaba el idioma, conforme cambiaba el lenguaje, conforme cambiaban las modas, momentos en los que su temática estaba de moda y momentos en que él no era el más leído. Por ejemplo, del cuento La dama del perrito, el más famoso del autor, existían 20 traducciones diferentes en español y cuando digo "diferentes" es porque uno nota una "música" diferente en cada una de ellas.

¿Por qué se da esto?

Porque cada frase del original es una "decisión" para el traductor, tiene que decidir cómo armará el trabajo según el estilo del propio traductor, si es más barroco o más simplista, sin faltar lo que pone el texto. No podemos reproducir una frase en ruso pues no tiene la misma equivalencia y hay que decidir cómo hacerlo. Para que te des una idea, en este cuento el "perrito" es traducido de mil maneras: "Señora del perrito", "La dama con perrito" y "Señora y el perrito", además la raza del perro costaba pues el nombre no tiene traducción exacta ya que solo existe en Rusia. Debemos buscar el equivalente que nosotros podamos conocer, yo te traduzco que es un "Pomerania blanco" para que puedas visualizarlo, pero esto es una elección.

Paul Viejo habla a Soy502 de su pasión y el reto de traducir. (Foto: Wilder López/Soy502)
Paul Viejo habla a Soy502 de su pasión y el reto de traducir. (Foto: Wilder López/Soy502)

¿Cuál es la diferencia de la traducción con el teatro, y por qué elegiste la dramaturgia?

Yo vivo en la literatura y para mí la literatura es todas sus facetas es: narrativa, es cuento, es novela... es traducir un poema o un cuento de Chéjov, ver una obra de teatro, escribirla y ponerla en pie. Para mí todo parte de lo mismo, de hecho los autores que me gustan son quienes han hecho eso, desde los clásicos como Shakespeare o Cervantes, que eran poetas, dramaturgos, críticos y combatientes, hasta autores contemporáneos como el mexicano Sergio Pitol que se pasó la vida entre escribir cuentos y traducir a Henry James.

Paul Viejo habló de Antón Chéjov en el país. (Foto: Wilder López/Soy502)
Paul Viejo habló de Antón Chéjov en el país. (Foto: Wilder López/Soy502)

¿Sientes que la dramaturgia debe leerse distinta? ¿Cómo puede disfrutarse hecha libro en comparación a apreciarla en un escenario?

Es un lenguaje completamente diferente, en la lectura te imaginas todo del teatro, lo que te describen, a la vez debes convertirlo en realidad, pero es muy curiosa. En teatro uno debe escribir para que todo parezca verdad, pero es lo más artificial del mundo, uno no habla nunca como se habla en un escenario, cuando hablamos con nuestros amigos nos interrumpimos constantemente no esperamos a que terminen frases, por ello me interesa mucho el teatro leído, no solo representado.

¿Cómo podrías recomendar el teatro leído a alguien que no lo ha hecho?

La primera sensación es que es más costoso, es decir, nosotros vamos a tomar por una parte el trabajo del escritor y el que haría el novelista para explicarnos a nosotros mismos como entra el personaje, donde está y cuándo sucede cada cosa.

Por ejemplo si vas a leer: 'escena 1, cafetería', en ese caso tú tienes que ser quien elija cómo será la cafetería, al mismo tiempo es un lujo ser lector y creador de la obra. Cuando vas al teatro tu escuchas la voz de la actriz, sabes cómo se mueve y si es más guapa, más guapo o lo contrario, en una página en teatro apenas hay descripciones, es tu oportunidad el saber cómo quieres que sea el personaje, incluso tú puedes ser el personaje al escuchar tu voz cuando lo leas.

¿Crees que hay personas amantes del teatro leído?

Si, estoy seguro, si pensamos en un dramaturgo tiene que ser Shakespeare, que es el más leído que representado en el mundo. También la edición de bolsillo de Macbeth y leer después de haber visto una película es interesante, la gente no va tanto al teatro, sin embargo casi todo el mundo conoce a Shakespeare.

¿A parte de Shakespeare qué otros dramaturgos nos puedes recomendar?

Al que necesito y me ha influido no solo en teatro sino en mi manera de escribir novela es Samuel Bekett, esa persona que nos explica que no todo lo literario es literario y que la realidad es bastante más confusa de lo que nos damos cuenta. Es alguien que utiliza mucho el silencio como hacemos nosotros cuando nos callamos cosas o que utiliza la confución cuando vienen cosas que escuchamos al mismo tiempo, cuando vemos qué está pasando con nuestra vida de manera aplicada a la literatura

¿Cómo ha influido en tu vida Chéjov, podrías visualizarla sin él?

Chéjov me ha influido tanto que hasta condicionó mis estudios, yo no tenía ni 18 años cuando elegí aprender ruso para leerlo, eso te marca, cuando podría haber estudiado ingeniería y me habría ido mejor en la vida (sonríe). He vuelto una y otra vez porque me gusta, así que decidí hacerlo de manera profesional, empecé con su correspondencia, una cosa muy íntima, sabiendo cómo se dirigía a su mujer. Eso te hace mirar las cosas de una manera diferente: como uno es escritor, decides meterte a editar todos los cuentos y ya son seis años leyendo a Chéjov, te afecta todo, quieres cubrir todos los espacios. Quieres saberlo todo. A veces me preguntan más por sus amantes que por sus cuentos porque saben que a mí me ha interesado más el tema, lo he hecho como trabajo periodístico pero del "corazón".

¿Cuál es el dato más curioso que has encontrado de Antón en tu indagación?

Hay una que me impactó muchísimo, tomando en cuenta que escribe cuentos, escribe muchísimo teatro y se le considera un clásico indiscutible. Me sorprendió mucho, leyendo sus cartas personales a amigos y escritores, que en los últimos años de su vida él ya no tenía ganas de escribir, uno piensa que los escritores no se aburren porque es lo que aman y Chéjov dijo, ¡hasta aquí!, ya no quiero escribir más.

¿Qué es lo más complejo de traducir del idioma ruso al castellano?

Que no parezca que está escrito en ruso. Rusia tiene estructuras muy rígidas y es muy complicado reproducirlas, en el español parecería que hablamos como "robots", el ruso hablado es una cosa deliciosa, pero gramaticalmente es más rígido, es menos creativo y no es fácil al traducir.

(Foto oficial)
(Foto oficial)

Acerca de su libro de relatos cortos titulado Ensimismados, el Paul Viejo nos cuenta: 

"Es mi manera de contar historias dándole gracia a las historias que me han contado, las historias acerca de escritos o recursos literarios, historias que rompen historias desde adentro, mi pequeño homenaje a lo que me gusta”.

Ensimismados está disponible en la Librería Sophos.

MIRA LA ENTREVISTA:  

TE PUEDE INTERESAR:

ADEMÁS:

21 de julio de 2018, 07:07

cerrar