"Pedrito" Altán lucha con todo en busca de volver a brillar

Su nombre es sinónimo de gambeta, de fútbol alegre y de felicidad para los seguidores de Municipal. Futuro brillante, desequilibrante, talentoso, la nueva "perla" y muchos calificativos más han rodeado al juvenil Pedro Altán, quien en el 2015 debutó con los rojos en la Liga Nacional y se robó las miradas de miles. Sin embargo, las lesiones y la poca continuidad parece que apagan la luz del jugador.

Bajo el sol de mediodía, en la grama del estadio del Trébol, se ve a los jugadores escarlatas en un entrenamiento rutinario. Entre el grupo de futbolistas figura el volante zurdo, quien no ha perdido el toque. Hace competencia con sus compañeros para ver quién le pega al travesaño con el balón desde unos 40 metros. Pedro, tres intentos y tres aciertos. No cabe duda de que tiene una zurda prodigiosa.

A primera vista parecería que Altán es uno de los titulares y que lo llaman habitualmente para los partidos del campeón nacional, pero no es así. Por ahora, en el torneo Apertura 2017, solo estuvo en dos ocasiones entre los 18 convocados y no ha jugado un solo minuto en las 11 fechas disputadas.

Hay varios factores que han afectado a “Pedrito”. Primero está la lesión en el tobillo izquierdo que le quitó continuidad, ritmo y confianza, en la que además ha recaído en dos ocasiones por un esquince.

Luego la presencia de otros jugadores, como su compañero y contemporáneo Jhon Méndez (con quien jugó el mundial escolar), y las incorporaciones de Marco Pappa, los hermanos Frank y Mynor de León, entre otros le han restado espacio y oportunidad.

Sin embargo, hay otro factor que sin duda marca su ausencia en Municipal y es la forma de juego de Gustavo Machaín. El entrenador le pide a sus jugadores en general, pero principalmente a los mediocampistas, que sean solidarios con los compañeros cuando no se tenga el balón y el rival provoque peligro. Altán no tiene esa cuota de sacrifico, o al menos eso percibe el cuerpo técnico.

No lo hemos descartado, para nada. Lo llevamos poco a poco y esperamos que tome confianza. Cuando lo veamos al 100 por ciento es seguro que volverá a jugar con el primer equipo
Gustavo Machaín
, entrenador de Municipal

Por su parte, el futbolista tiene claro que solo el trabajo y dedicación le permitirán regresar. "Yo siempre trabajo duro, sé que voy a regresar con todo y espero con ansias la oportunidad. Me gusta jugar con la especial, pero creo que todos los jugadores soñamos con estar en la mayor", sentenció.

Los dirigentes, cuerpo técnico, jugadores, aficionados y hasta los cronistas deportivos coinciden en que "Pedrito" tiene enormes condiciones y solo le falta reencontrarse con la rebeldía y vivacidad que mostró en Municipal y la selección sub-20.

Iniciará la segunda vuelta del torneo Apertura 2017 y podría ser un buen momento para que Altán reciba una nueva oportunidad de mostrar sus condiciones y regalar sus pinceladas del buen fútbol, pero eso depende en gran parte del propio jugador y del cuerpo técnico.

Su historia

Llegó a Municipal cuando tenía 15 años y su formación era en el futsal. Debutó en el 2015 con tan solo 17 años. El técnico costarricense Mauricio Wrigth le pidió que entrara al campo y se divirtiera con el balón. Así lo hizo. El menudo jugador se convirtió dentro del terreno de juego, dejó de ser tímido y comenzó a regalarle a los presentes un concierto de toques.

"Pedro llegó a Municipal con 15 años. Acá se le trabajó y quemó las etapas como juvenil, también se graduó de diversificado y es uno de tantas apuesta que el club ha hecho con jóvenes. Por ahora no está teniendo continuidad, pero confiamos en que pueda alcanzar el nivel para volver al primer equipo", dijo Selvyn Ponciano, gerente escarlata.

No tardó en convertirse en uno los preferidos de la afición. Poco a poco ganó confianza,  comenzó a tener más minutos y llegó su primer gol. "Pedrito”, con tan solo 110 minutos en la categoría mayor y 16 años de edad, se vistió de héroe para darle los tres puntos a Municipal (3-2) sobre la Universidad de San Carlos. Fue un tremendo remate desde fuera del área que el pueblo rojo gritó con todo.

Luego vino otra espectacular anotación contra Suchitepéquez. El zurdo desparramó a cuatro zagueros venados y luego cruzó al portero con un potente y colocado disparo para decretar el 2-0 que le dio el triunfo a los rojos en el estadio del Trébol.

También debutó y tuvo algunos minutos en la Liga de Campeones de la Concacaf, torneo en el que dio muestras de no pesarle la camiseta.

La vida de Pedro no ha sido fácil. Hace más de 10 años su padre partió de manera sorpresiva y su mamá, Laura Hernández, fue quien lo sacó adelante. El futbolista ahora ayuda en el hogar con el dinero que devenga en Municipal. 


El joven divide su tiempo entre la colonia Lourdes en la populosa zona 5, donde viven sus tíos, y la colonia Santa Fe en la zona 13, donde reside su madre. En ambos lugares es un ídolo, la gente lo saluda y entre gritos y aplausos lo animan a seguir luchando por su sueño. Hasta ahora, Altán sigue viajando en autobús y siendo el muchacho humilde que encarna a los grandes cracks de la historia del balompié en el mundo.

Está claro que el fútbol nacional y "Pedrito" no han terminado su historia y esta únicamente se encuentra en pausa, aguardando por grandes y mejores momentos.

01 de octubre de 2017, 14:10

cerrar