Peleas de Chivarreto: una tradición "a puño limpio" en Semana Santa

Cada Viernes Santo en Chivarreto, San Francisco El Alto, Totonicapán se lleva a cabo una de las tradiciones más peculiares de la Semana Santa guatemalteca. Durante cerca de tres horas, cientos de pobladores se reúnen en el centro del municipio, unos para observar y otros para participar en las peleas "a puño limpio".

Los participantes escogen a sus contrincantes de entre el público y, si estos aceptan, inicia la pelea. El evento capta la atención de miles de habitantes de la aldea y de pobladores de comunidades cercanas. Este año, cerca de 10 mil personas se reunieron alrededor del cuadrilátero artesanal ubicado en el campo de fútbol.

La tradición inició hace más de un siglo y tenía como objetivo cumplir un castigo. Sin embargo, el siglo pasado se convirtió en una diversión para la comunidad. “Esta es una actividad que tiene cientos de años de realizarse, no hay una fecha específica", afirma el líder comunitario Antonio Pérez.

Las reglas del combate son claras: solo se valen puñetazos. Las patadas, jalones de pelo, tomar por el cuello al contrincante o golpearlo mientras está en el suelo, está pohibido. Los árbitros que están en el cuadrilátero velan porque estas reglas se cumplan, aunque no siempre se respetan.

El evento no tiene un premio económico, quienes participan solo la hacen para medir quién es más fuerte o tiene más habilidad para pelear.

Los jóvenes que desean participar en las peleas escogen a sus contrincantes y, si estos aceptan el reto, se le notifica a los organizadores. "Se verifica si  estos son  mayores  de edad y si están en condiciones de pelear. Tantean el peso para  que esto  esté equilibrado para  una  pelea  justa", agrega Pérez.

Estas peleas han cobrado relevancia no solo en Guatemala, ya que este año llegaron visitantes de México, Holanda, Italia, Francia, Honduras, El Salvador y Estados Unidos.

*Con información de Daniel García

 

26 de marzo de 2016, 10:03

cerrar