Peña Nieto-Trump: la reunión del “pierde-pierde”

Enrique Peña Nieto, presidente de México, recibió la semana pasada a Donald Trump, candidato presidencial de Estados Unidos por el Partido Republicano. (Foto: Archivo/Soy502)

Enrique Peña Nieto, presidente de México, recibió la semana pasada a Donald Trump, candidato presidencial de Estados Unidos por el Partido Republicano. (Foto: Archivo/Soy502)

Me pregunto qué mosquito habrá picado al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, antes de decidir extenderle una cordial invitación a los aspirantes estadounidenses a la presidencia. Independientemente de que uno de ellos, Donald Trump, se ha pasado más de un año insultando a sus compatriotas (y, por extensión, a todos los migrantes indocumentados que viven en el país al norte del Río Bravo) no entiendo que hace un mandatario convocando a charlas a quienes no son sus pares. Otra cosa, muy distinta, hubiese sido una reunión entre un gobernante en ejercicio con uno recién electo. Pero este no fue el caso. 

Sin embargo esta es solo una arista de la insólita reunión que tuvo lugar la semana pasada en México y que ha contrariado a una gran cantidad de compatriotas de Peña Nieto. Porque Trump, además de no pedir perdón por todas las ofensas (“son violadores, delincuentes, narcotraficantes y demás”) no modificó su discurso anti inmigrante ni una coma. Es más, pareciera haberlo endurecido en el camino que desde Ciudad de México lo llevó a Phoenix, Arizona, ese mismo día. “El muro va, y ellos lo pagan” es parte toral de la constante amenaza que viene repitiendo desde que lanzó su candidatura. 

Los mexicanos querían una disculpa y no la recibieron. Ansiaban escuchar que el muro no iba, y la respuesta recibida fue, no solo que va, sino que además el plan es que el dinero para construirlo salga de sus bolsillos. “No lo saben todavía” remató, aunque tan solo unas horas antes, Peña Nieto había tuiteado “al inicio de la conversación con Donald Trump dejé claro que México no pagará por el muro”. ¿A quien creerle? 

Para Trump, el asunto es cerrarle las puertas a “personas sin educación y sin habilidades que le están robando los empleos a los estadounidenses”. Y que “reciben un mejor trato que nuestros veteranos de guerra”. Pero los argumentos esgrimidos son mentira. En el Simposio 2015 sobre los efectos de los inmigración ilegal del Southern Economic Journal se indica que, por lo general, su presencia causa que se eleven los salarios para los trabajadores -sin importar color o etnia- nativos y legales en Estados Unidos. ¿Lo de los veteranos? Tampoco lo respaldan las estadísticas.

Trump, a quien las encuestas no le favorecen del todo, subió de perfil con su visita exprés a Los Pinos. Peña Nieto, por su parte, cayó en una trampa sin sentido e innecesaria. “Los mexicanos quedamos indignados, dolidos con que el presidente de la República invitara a Donald Trump para que venga a decirnos en nuestro territorio que va a construir un muro", afirmó una senadora opositora. Perdió México y perdieron los inmigrantes indocumentados. Ese es el balance de este insólito encuentro.   

05 de septiembre de 2016, 13:09

cerrar