Piloto de bus le regala zapatos a un niño y acción conmueve al mundo

Al parecer la gente buena no ha desaparecido de este mundo, simplemente trabaja en el anonimato y reciben más satisfacciones que el hecho de aparecer en las redes sociales presumiendo de su bondad. 

Esta historia ocurrió en Argentina, cuando una usuaria del transporte público se equivocó de autobús, y presenció un acto de solidaridad, amistad y generosidad del piloto con un niño de 11 años. El hombre le regaló un par de zapatos al pequeño quien había cumplido años recientemente.

  • GENTE BUENA...

El chofer se llama Julio González; su pequeño amigo, Jean Carlos. Todos los días, el chico, que proviene de una familia de escasos recursos, se toma ese autobús para ir a la escuela. Al principio Jean Carlos se mostraba callado, pero poco a poco Julio le enseñó a soltarse y saludar a todos. Ahora, en cada viaje, platican, juegan y siguen cultivando una amistad que ya lleva dos años.

Agustina, quién capto las imágenes, cuenta que desde ese momento no paran de llegar comentarios de vecinos que destacan la amabilidad del chofer y el gesto. "Una gran persona", "Julito es todo corazón", señalan.

  • HISTORIAS...

Según los medios locales, el hombre es parte de un grupo de personas que recolectan ropa, juguetes y otros artículos para regalárselos a los más necesitados, y aunque prefería estar en el anonimato, no se dio cuenta cuando le tomaron las fotos. 

"Nos organizamos y juntamos ropa, colchones y comida. Nos dividimos en grupos y las repartimos entre la gente que vive en la calle", reconoció.

  • AMOR AL PRÓJIMO...

"Jean Carlos me esperó en la parada como todos los días. Le di el regalo y justo subió una chica que se había equivocado de bus y vio el momento. Sacó las fotos y las publicó, yo ni enterado estaba. Al día siguiente me desayuné con un montón de mensajes, mi jefe me llamó para felicitarme y yo no entendía por qué", relató el conductor.

"Él es de una familia muy humilde. Siempre que puedo le regalo ropa porque veo que es lo que más falta le hace. Vive en una comunidad de bolivianos y peruanos. Es un barrio que para mí merece todo el respeto porque es gente muy trabajadora, muy respetuosa. Siempre te saludan y son muy cordiales, yo eso lo valoro mucho", señaló.

El gesto de Julio seguramente quedará en el archivo y en el recuerdo de los protagonistas. Pero la amistad entre ellos perdurará en el tiempo. "En la media hora que dura el viaje charlamos de la vida, vamos jugando en el colectivo, hacemos adivinanzas, le voy ayudando a hacer la tarea cuando puedo, jugamos a hablar en inglés o le voy ayudando cuando tiene examen", contó Julio.

08 de septiembre de 2016, 14:09

cerrar