El plástico es considerado como la nueva plaga del siglo 21

Se calcula que desde 1950 el mundo ha generado un millón de torres Eiffel en plástico. (Foto: RT)

Se calcula que desde 1950 el mundo ha generado un millón de torres Eiffel en plástico. (Foto: RT)

El plástico podría convertirse en el símbolo ominoso de la civilización global humana. Este material solo comenzó a producirse a escala industrial y utilizarse de forma masiva desde 1950 y ahora se lo puede ver esparcido por casi todos los lugares. Hasta existen mares de plástico, un duro golpe para la ecología, puesto que esta sustancia requiere entre cientos y miles de años para descomponerse.

Un equipo de científicos estadounidenses de las universidades de Georgia, de California y de la asociación Sea Education apuntan a que la situación es crítica en torno a la producción de los plásticos y su destino posterior, tras haber realizado este año el primer estudio a escala global y que reúne los datos de decenas de fuentes de diversa índole sobre este material.

  • TE PUEDE INTERESAR

En su estudio publicado en la revista Science Advances, los investigadores calculan que hasta el 2015 se había producido 8.3 millones de toneladas de plástico, lo que equivaldría al peso de un millón de torres Eiffel o correspondería a unos 1.100 kilos de plástico por cada persona.

En esto no paran las cifras que retratan la realidad ominosa de la nueva plaga del siglo 21, estudio refleja que: 

  • En los últimos 13 años la humanidad ha producido la mitad de todo el plástico del planeta.
  • En 1950 se producían 2 millones de toneladas anuales de plástico, mientras que en el 2015 esta cantidad se ha disparado hasta las 381 millones de toneladas.
  • La humanidad utiliza solo el 30% del plástico. Los restantes 70% —unos 6.000 millones de toneladas— permanecen en forma de residuos. De esta cantidad, solo el 9% ha sido reciclado, el 12% ha sido calcinado y el 79% se encuentra en basureros o esparcido por el medio ambiente.

Bendición y maldición del plástico

La popularidad del plástico se explica por lo que el agua no puede penetrar este material y por el hecho de que puede adquirir varias propiedades: ser rígido o flexible; duro o blando; opaco o transparente, entre otras cosas.

Pero al dejarse llevar por el encanto del plástico nuestra sociedad consumista debe recordar los peligros que supone para el medioambiente:

  • ENTÉRATE AQUÍ

  • El plástico se usa cada vez más para aplicaciones de muy corto tiempo, como el empaquetado de productos de un solo uso o la comida para llevar. Los investigadores alertan: la mitad del plástico que producimos se transforma en residuo en cuatro o cinco años.
  • Ninguno de los plásticos de uso común es biodegradable. Los residuos acumulados por la humanidad la acompañarán durante cientos o miles de años.
  • El plástico no es un material renovable, ya que los monómeros que se utilizan para fabricarlo —como el etileno y el propileno— en su mayor parte se obtienen de hidrocarburos fósiles y productos derivados del petróleo. 
  • El plástico no desaparece por completo. Lo que sucede es que la luz debilita el material y lo pulveriza en partículas de hasta de micras de diámetro. Estas partículas, que pueden alcanzar el tamaño de milímetros, luego se dispersan en el aire, el suelo y en los mares. 
Según las extrapolaciones, y si no cambia nada en el manejo y la producción del plástico, para el 2050 el mundo contará con 13.000 millones de toneladas de este material. Por esta razón los autores del estudio llaman a la humanidad a que haga un uso más razonable de los plásticos que, al llevar comodidad y afluencia a nuestras vidas, pueden acabar con ella de un modo catastrófico.
  • ACÁ TE CONTAMOS

* Con información de RT

12 de noviembre de 2017, 13:11

cerrar