La poco viable (¡y populista!) Gran Muralla de Trump

Estados Unidos está ya zambullido en la campaña electoral. Demócratas y republicanos viven una de las carreras presidenciales más agrias de las últimas décadas. Y, a pesar de que en un bando se ha hecho historia al nominarse por primera vez a una mujer como candidata, ni Hillary Clinton ni Donald Trump logran encandilar al votante.

Los índices de aprobación de una y otro son de los más bajos en la historia reciente. Es lo que hay, aunque cierto sector se incline por Gary Johnson, el independiente. Eso sí: las convenciones de ambos partidos no han podido ser más distintas.

La cita de los republicanos fue sombría. Trump hizo poco, o nada, para despejar los temores de quienes lo consideran xenófobo y racista (me incluyo entre ellos). En el discurso en que aceptó ser el candidato del partido fundado por Abraham Lincoln, abundó la retórica  sobre la ley y el orden. También prometió, más de una vez, que con él al mando, su país será más seguro, sin decir exactamente cómo.

Un asunto quedó claro: construir  un muro en la frontera sur es una piedra angular de su política. No dijo que su propuesta real es que sería México quien lo construya, a pesar de que el vecino país se ha negado en redondo a hacerlo. Tampoco presentó detalles concretos de por donde pasaría, tomando en cuenta que la frontera sur de Estados Unidos se extiende por casi 4 mil kilómetros.

Según los cálculos de Trump, habría que gastar entre US$8mil y US$12mil millones y tendría que medir entre 10 y 15 metros de altura. Expertos en el tema, como Marc Rosenblum, han señalado que el costo de un paredón de estas características va más en la línea de entre US$15mil millones y US$25 mil millones, en las áreas en que pueda construirse. Porque en otras, debido a accidentes geográficos naturales como el río Bravo, es imposible.

Analistas políticos de ambos lados de la frontera consideran que esta propuesta es poco viable. Incluso, populista. Y quienes viven en el área que, en teoría, se vería beneficiada por la obra, consideran que es una misión imposible. The New York Times publicó hace unos días un reportaje sobre la situación en la frontera con Arizona. Dos ganaderos, uno de los cuales es rápido en afirmar que, “de ganar Hillary se muda a Australia” coinciden en el mismo punto: la idea es “tonta”. Y eso que ambos tienen que lidiar, cada cierto tiempo, con la presencia de narcotraficantes, coyotes o inmigrantes ilegales en sus propiedades. ¿El protocolo cuando se topan con delincuentes armados? “Decirles adiós y permitirles seguir su camino”, dice uno. “No pienso arriesgarme a que disparen en mi contra”, concluye. 

Sin embargo,  tienen claro que mientras exista alta demanda por lo que pasa hoy por la frontera –drogas y mano de obra barata- no habrá pared de hormigón que detenga al crimen organizado. “No cambiaría nada, aunque se erija de Brownsville a San Diego”, dice uno de los entrevistados en el reportaje. Las razones abundan. Una son los costos que implicaría resguardar el muro. Según una investigación hecha por el sitio Politico, ascendería a US$750 millones anuales. Y la fuente de financiamiento de estos fondos tampoco está clara.

Así que todo parece ser un discurso facilón para el electorado más simplista, quien lo recibió con vítores y aplausos. Es en ese aspecto, en donde radica el problema. La visión de “ellos” y “nosotros”. La poca comprensión que hay sobre cómo, desde siempre, ambos nos hemos complementado. Por supuesto, debemos trabajar para evitar que los guatemaltecos crucen la frontera en búsqueda de oportunidades que en su país no encuentran. También es responsabilidad de las autoridades de aquí y de allá combatir al crimen organizado en todas sus formas. Pero no es construyendo muros (o en su defecto cercos, como pide el diputado Fernando Linares Beltranena) como se pone fin a la migración. La solución es establecer canales de comunicación. La respuesta está en destruir muros: los miedos y los odios. No en fomentarlos 

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502

27 de julio de 2016, 13:07

cerrar