Podrían aparecer otras 7 ballenas muertas en Canadá

Una vista del inmenso cadáver de ballena azul que encalló en la playa de River Trout en Canadá. Los científicos advierten que hay riesgos sanitarios. (Foto: The Telegram/Mark Tsang).

Una vista del inmenso cadáver de ballena azul que encalló en la playa de River Trout en Canadá. Los científicos advierten que hay riesgos sanitarios. (Foto: The Telegram/Mark Tsang).

Científicos piensan que la ballena muerta encallada en un pueblo canadiense, sucumbió aplastada por una masa de hielo en la costa de la isla Newfounland. Además, han determinado que no murió sólo un cetáceo, sino al menos 2, que viajaban en una manada de 9, ha informado el periódico The Telegram, un rotativo de la ciudad de St. John, Canadá, ubicada en la citada isla. 

Uno de los cadáveres se encuentra frente al pueblo de River Trout y el otro en un lugar conocido como Rocky Harbour. Las autoridades locales esperan comprobar si las restantes 7 ballenas corrieron la misma suerte al chocar contra el hielo o si lograron salvarse.

Peligro de una explosión

El mayor problema para las comunidades afectadas es el riesgo sanitario que plantean los cadáveres, pues cada uno representa una masa de unas 80 toneladas de carne putrefacta que puede explotar por los gases acumulados. Además, los restos provocan un olor nauseabundo que hace insoportable estar en las cercanías del lugar.

Otro cadáver de ballena apareció en la costa de Canadá. Se teme que aparezcan 7 más. (Foto: The Telegram)
Otro cadáver de ballena apareció en la costa de Canadá. Se teme que aparezcan 7 más. (Foto: The Telegram)

Las autoridades han advertido a las poblaciones que no deben caminar sobre los animales, mucho menos saltar sobre ellas o pinchar su carne. "El riesgo de que exploten es en buena parte un mito", asegura la bióloga Tonya Wimmer, entrevistada por The Telegram, sin obviar que esto sí ha ocurrido en el pasado, bajo condiciones extremas. La científica añade que en la cavidad bucal completamente distendida de una ballena azul pueden caber hasta tres elefantes, por lo que hay espacio suficiente para los gases emanados por el proceso de descomposición. Sin embargo, si las personas manipulan o agreden los cadáveres, el riesgo de que exploten se incrementa. Según Wimmer, lo ideal es que los gases escapen naturalmente del cadáver hasta desinflarlo, pues de lo contrario se comporta como un globo que estalla, en lugar de desinflarse naturalmente.

¿Una autopsia?

Por ahora la discusión en Canadá es quién se hará cargo de disponer de los cadáveres: si ésta es una responsabilidad del gobierno federal o de las municipalidades de la región donde han encallado. El problema es que para las administraciones locales se trata de una tarea mayúscula para la cual les hacen falta recursos. 

Mientras eso se decide, hay al menos un Museo canadiense que ha ofrecido quedarse con los restos, aunque las comunidades preferirían conservarlos pues se pueden convertir en atracción turística, informa The Telegram. 

Por ahora, lo que más interesa a los científicos es poder realizar una necropsia de las ballenas encalladas pues ello podría proporcionar una mina de valiosos datos sobre una especie en vías de extinción.

 

 

 

02 de mayo de 2014, 16:05

cerrar