Policía de Río ya ha detenido a 12 personas por planear atentados

Los últimos días antes del inicio de los Juegos Olímpicos están siendo de todo menos tranquilos. Entre las quejas de las delegaciones por el mal estado de la Villa Olímpica y las denuncias por la contaminación en las aguas abiertas donde se competirá, también hay arrestos a varias personas que planeaban atentar contra los Juegos. 

Según la agencia de noticias AFP, diez personas fueron capturadas el viernes por planificar ataques entre el 5 y el 21 de agosto, fechas en las que se llevarán a cabo todas las actividades deportivas. La Policía Federal capturó a dos personas más, una el domingo y otra el lunes, y todas ellas se encuentran en una prisión de alta seguridad en el estado Mato Grosso do Sul, cerca de Paraguay

Los detenidos planeaban adquirir armas y tenían un líder en Paraná
Raul Jungmann
Ministro de Defensa

La alerta es máxima en Río de Janeiro, ya que sospechan que los detenidos son fieles al Estado Islámico. Las operaciones de búsqueda continuarán diariamente, aunque el ministro de Defensa, Raúl Jungmann, dijo que los sospechosos no están organizados. 

La semana pasada, el Gobierno de Brasil tuvo conocimiento de un video en el que varios brasileños juraban lealtad al líder del Estado Islámico, Abu Bakr Al-Baghdadi, y descubrió que eran personas a las que ya seguían desde abril por diversas amenazas en redes sociales. Aun así, la mayoría no se conocía personalmente entre sí al momento de los arrestos. 

En la próxima semana, 130 policías serán movilizados para continuar las detenciones en varias localidades del Estado Río de Janeiro. “Los detenidos estaban planeando adquirir armas y tenían un líder que vivía en Paraná”, explicó el Ministro de Defensa

En total, el dispositivo de seguridad para los Juegos Olímpicos cuenta con 85 mil efectivos, y las medidas de seguridad se han aumentado en los aeropuertos y cerca de las sedes donde se llevarán a cabo los eventos. 

Con información de AFP y Mundo Deportivo 

26 de julio de 2016, 18:07

cerrar