La portera de Estados Unidos llama "cobardes" a las jugadoras suecas

Hay distintas formas de encajar una derrota en los Juegos Olímpicos. Lo más normal es felicitar al rival con resignación, y mejor si es con una sonrisa (aunque no sea sincera). También se puede como Michael Phelps, a quien se le vio orgulloso del joven Joseph Schooling, que lo venció en 100 metros mariposa. 

Por otra parte, hay formas más desagradables, como la del egipcio Islam El Shehaby, que se negó a darle la mano a su rival israelí Or Sasson, en un vergonzoso gesto que el Comité Olímpico Internacional podría sancionar. 

Por ese rumbo está la estelar portera de los Estados Unidos, Hope Solo, que llamó “cobardes” a las jugadoras suecas después de perder contra ellas en penales (1-1 en 120 minutos). Su selección era la máxima favorita para ganar la medalla de oro, pero ahora se quedarán con las manos vacías por primera vez en la historia. (En los cinco torneos olímpicos anteriores habían ganado cuatro oros y una plata).

“Jugamos contra un equipo de cobardes. Hoy no ganó el mejor”, despotricó Solo después del partido. Además, dijo que no cree que las suecas lleguen lejos y criticó su sistema de juego: “No tenían ganas de jugar buen fútbol”, comentó, criticando directamente a Pia Sundhage, entrenadora de Suecia

Sunhage, que curiosamente ganó dos oros olímpicos con la selección estadounidense, respondió sin complicarse la vida: “está bien ser cobarde si ganas”, dijo, sin más. 

13 de agosto de 2016, 13:08

cerrar