Portugal fue mejor que Gales y clasificó a la final de la Euro

Cristiano Ronaldo y Portugal le ganaron a Gales y Gareth Bale (2-0), anotando los goles en solo tres minutos al inicio del segundo tiempo, y jugarán el domingo la final de la Eurocopa contra Francia o Alemania.

Los tantos de Cristiano Ronaldo (50) y Nani (53) permiten a Portugal disputar su segunda final continental, tras la perdida en su propia casa, en Lisboa, en 2004 ante Grecia (1-0).

El partido sirvió además a Cristiano Ronaldo, autor del primer gol, para igualar el récord de tantos de la historia de la Eurocopa, que comparte ahora con Michel Platini, con nueve dianas.

La estrella portuguesa y su compañero Nani, con tres goles cada uno, se colocan segundos en la tabla de anotadores, detrás del francés Antoine Griezmann, que lleva cuatro.

Cristiano Ronaldo, que abrió el marcador en el minuto 50 al rematar de cabeza un centro de Raphael Guerreiro desde la izquierda, tras un córner sacado en corto, participó también en el segundo gol, tres minutos más tarde, ya que un disparo suyo fue desviado desde cerca por Nani (53).

Con más de un tercio de partido, la suerte estaba echada y ahora Portugal deberá esperar a conocer el rival en la final, que saldrá del duelo que disputan Francia y Alemania el jueves en Marsella.

Portugal contó con una pequeña desventaja desde el inicio de partido, ya que su central Pepe, el muro casi infranqueable de su defensa en los partidos de octavos contra Croacia y de cuartos frente a Polonia, fue baja al no recuperarse de sus molestias musculares.

Fernando Santos decidió poner en su lugar a Bruno Alves, que no había jugado ningún minuto en esta Eurocopa, en lugar de Ricardo Carvalho, que había sido titular al inicio del torneo.

Controlar a CR7

A nivel táctico, Gales, con un eje de tres centrales, trató de cerrar las entradas por el medio de Cristiano Ronaldo y Nani, por lo que Portugal optó por buscar las bandas, sobre todo la derecha con el joven Renato Sanches.

Gales, con un Joe Allen muy activo en el centro del campo, trataba de aprovecharse de la velocidad de Gareth Bale, al que era muy difícil superar el planteamiento conservador del técnico luso, Fernando Santos.

De esa manera, el partido, con pocos espacios, se decidiría en contra del equipo que cometiera el primer fallo.

Y ese llegó con el tanto de Cristiano Ronaldo, que sorprendió llegando desde atrás y saltando muy por encima de la defensa galesa para abrir el camino al triunfo.

Con Gales, aturdido, Portugal pegó rápido el segundo golpe para noquearlo.

Cristiano Ronaldo, que lloró en aquella final perdida en 2004 ante Grecia, tiene la ocasión de resarcirse doce años más tarde.

 

06 de julio de 2016, 15:07

cerrar