Presagian que los Seahawks de Seattle ganarán el Super Bowl

Tradicionalmente el primer domingo de febrero se celebra el encuentro entre los campeones de la Conferencia Nacional y la Conferencia Americana, es uno de los momentos televisivos más seguidos a nivel mundial. 

Tradicionalmente el primer domingo de febrero se celebra el encuentro entre los campeones de la Conferencia Nacional y la Conferencia Americana, es uno de los momentos televisivos más seguidos a nivel mundial. 

Se llama Elijah, Eli para los amigos, es un gran orangután conocido por sus dotes de adivinación y ha pronosticado que los Seahawks de Seattle ganarán a los Broncos de Denver el domingo en la Super Bowl, la cita deportiva más importante del año en EE.UU.

Desde el pulpo Paul, no se recuerda a un animal "pitoniso" tan fiable.

Todo oráculo tiene su ritual y, si el cefalópodo era tentado en el acuario con cebos de mejillón colocados en dos urnas iguales con las banderas de las selecciones que se enfrentaban, a Eli se le da a elegir entre dos cascos que imitan los de los jugadores de fútbol americano, hechos de papel maché con los colores de los finalistas.

La predicción de este primate que vive en el zoo Hongle de Salt Lake City, en Utah (Estados Unidos), no es el de un cualquiera, sino el de un vidente de probada experiencia que ha acertado todos sus pronósticos: ha adelantado seis años seguidos el vencedor de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Gana el equipo del primer casco que toca el orangután. Ésa ha sido la norma los últimos años. Y ya van seis.

Todo empezó en 2008, cuando pronosticó la victoria de los Giants de Nueva York ante los Patriots de Nueva Inglaterra en la Super Bowl.

En los cinco años siguientes anticipó, sucesivamente, los triunfos de los Steelers de Pittsburg, los Saints de Nueva Orleans, los Packers de Green Bay, los Giants de Nueva York otra vez y, el año pasado, los Ravens de Baltimore.

Sin embargo, pese a que la Super Bowl es el mayor acontecimiento deportivo del año en Estados Unidos, la popularidad de Eli aún no se puede comparar con la de Paul, el pulpo más famoso de la historia, que acaparó todos los focos durante el Mundial de Sudáfrica de 2010.

Habrá que esperar al resultado de la final de la NFL que se disputa el domingo en el MetLife de East Rutherford (Nueva Jersey) para saber si acierta por séptimo año consecutivo.

Quieren a sus hijos lejos del fútbol

El 40 por ciento de los estadounidenses no querría que sus hijos practicaran fútbol americano, el deporte más popular del país y que el domingo congregará a millones de espectadores en la final de la Super Bowl, por considerarlo demasiado peligroso.

Los resultados de este sondeo, elaborado por el Wall Street Journal y NBC News, evidencian los temores de buena parte de los estadounidenses ante un deporte envuelto en continuas polémicas y batallas legales por las graves consecuencias de las contusiones cerebrales provocadas por los violentos golpes entre los jugadores durante el juego.

El propio presidente de EE.UU, Barack Obama, confesó recientemente a la revista The New Yorker que él "no dejaría" a un hijo suyo jugar de manera profesional al fútbol americano.

Los riesgos para la salud asociados a este deporte volvieron a estar de actualidad hace tan sólo unas semanas, cuando una juez rechazó por insuficiente el acuerdo en el que la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) aceptó en agosto del año pasado compensar con 765 millones de dólares a más de 18.000 profesionales retirados que habían demandado a la competición por conmociones cerebrales.

 

31 de enero de 2014, 08:01

cerrar