Primer autobús eléctrico a baterías en el mundo es un éxito en Brasil

El proyecto brasileño-japonés es precursor en el mundo para un sistema de transporte a gran escala, en el que cada autobús es movido por catorce baterías de iones de litio recargadas en la noche durante entre tres y cuatro horas continuas y en el día, por diez minutos, a cada cincuenta kilómetros. Las baterías son similares a las utilizadas en teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos, pero con una mayor capacidad de recarga y duración. (Foto: skycrapper city)

El proyecto brasileño-japonés es precursor en el mundo para un sistema de transporte a gran escala, en el que cada autobús es movido por catorce baterías de iones de litio recargadas en la noche durante entre tres y cuatro horas continuas y en el día, por diez minutos, a cada cincuenta kilómetros. Las baterías son similares a las utilizadas en teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos, pero con una mayor capacidad de recarga y duración. (Foto: skycrapper city)

El primer autobús eléctrico en el mundo movido por baterías cumple hoy días diez de circulación en el municipio de Diadema, en la región metropolitana de Sao Paulo y donde ya movilizó más de 135.000 personas que comienzan a convivir con esta apuesta brasileña para reducir emisiones de gases y ruidos.

Silencioso y más leve, el autobús opera con pasajeros desde el pasado 5 de marzo dentro de la flota urbana convencional en uno de los municipios de la mayor ciudad brasileña, que incluye vehículos movidos a diesel, etanol, biodiesel, hidrógeno y en algunos sectores de la metrópoli los tradicionales trolebuses eléctricos.

El autobús movido por batería recorre diariamente 170 kilómetros dentro de la circulación de los varios viajes que realiza con su ruta en Diadema. En una combinación nipona-brasileña, el chasis, carrocería y motor del autobús son fabricados en Brasil, mientras que las baterías y el sistema de recarga de energía vienen de la multinacional japonesa Mitsubishi.

La combinación fue definida por el Gobierno del estado de Sao Paulo como un proyecto de transporte público "ambientalmente correcto" y en sus primeros días de operaciones comienza a seducir a los pasajeros, que se sorprenden por el poco ruido del vehículo y su trepidación menos brusca comparada con la de otros autobuses.

El encendido del vehículo se realiza desde un panel de control que monitoriza el tiempo de recarga, los niveles máximos y mínimos de consumo y otras informaciones necesarias antes de poner en marcha en autobús.

La profesora Evanir Souza, que todos los días utiliza la ruta, comparó el sonido del vehículo con la sensación de estar en un ascensor y lo definió como un "autobús ecológico". Los 11 kilómetros de cada trayecto, con 124 pasajeros, se realizan en un espacio de cuarenta minutos entre la terminal de autobuses de Diadema y la estación Morumbí del sistema de trenes metropolitanos.

16 de marzo de 2014, 10:03

cerrar