¿Pueden los perros leer nuestra mente?

Para Monique Udell, profesora de Psicología de la UF, los perros pueden llegar a estar en una sintonía tan importante con las personas que ello podría equipararse en cierta medida con que sean capaces de leer nuestra mente.

Para Monique Udell, profesora de Psicología de la UF, los perros pueden llegar a estar en una sintonía tan importante con las personas que ello podría equipararse en cierta medida con que sean capaces de leer nuestra mente.

Estos animales de compañía no sólo aumentan la autoestima, disminuyen la ansiedad y la agresividad de sus dueños sino que, a menudo, también se comportan y responden como si  fueran capaces de leer sus mentes.

Los mejores amigos del ser humano, como se denomina a los perros domésticos, son fieles e inteligentes, y además destacan en cuanto a factores como la domesticación, los lazos afectivos, el entendimiento, la capacidad de resolver problemas, su adaptabilidad al entorno y su utilidad para las personas, según confirman tanto los estudios científicos como los felices propietarios de canes. 

Para Monique Udell, profesora de psicología del departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Florida, en Estados unidos, la forma en que los perros responden a la atención que les prestan sus dueños se debe a una combinación de señales específicas, relacionadas con el contexto y la experiencia previa.

La doctora Udell y su equipo de investigadores han identificado en el perro doméstico una amplia gama de comportamientos sociales similares a los humanos, incluida su capacidad para responder al lenguaje corporal humano, las órdenes verbales y los estados de atención de las personas con las que interactúan.

Según una investigación reciente, la forma en que los perros responden a la atención que les presta la gente se debe a una combinación de señales específicas, del contexto y de la experiencia previa.
Según una investigación reciente, la forma en que los perros responden a la atención que les presta la gente se debe a una combinación de señales específicas, del contexto y de la experiencia previa.

Para llegar a estos resultados, lo expertos de dicha universidad efectuaron dos experimentos que comparaban el rendimiento entre perros domésticos, perros pastores y lobos. Así se descubrió que los lobos y perros domésticos son capaces de solicitar comida acercándose a los humanos atentos, y que ambas especies pueden mejorar rápidamente su desempeño con la práctica. 

Por otra parte, los perros caseros fueron más sensibles que los dedicados a pastorear, en relación con los estímulos predecibles en las personas. Aquellos animales menos expuestos de forma regular a los seres humanos tendían a actuar de forma más incorrecta a la hora de pedir comida.

En opinión de la doctora Udell, "los perros pueden estar en una sintonía tan importante con las personas que pareciera que son capaces de leer nuestras mentes". 

07 de octubre de 2013, 08:10

cerrar