Quería un peluche, pero terminó atrapado en una máquina

Cuando uno es niño, cualquier juguete puede ser el mejor para disfrutar de esos momentos al lado de nuestros hermanos o amigos. Un pequeño de tres años vio una máquina dispensadora de peluches y quiso uno de ellos. 

Jamie Bracken Murphy estaba decidido a quedarse con uno de los premios de la máquina Prize Every Time. No tenía dinero para insertar una moneda, así que ideó un plan junto con su hermano mayor para sacar un muñeco. La idea incluía meterse al dispensador.

TRAVESURAS...

Una vez adentro, el niño de tres años ya tenía lo que quería: dos dragones verdes con los que parecía ser feliz. Uno para él y otro para su hermano. Su padre, Damien Murphy, reconoció que solo dejó de verlos durante unos pocos segundos. Los suficientes como para permitir que la imaginación del más pequeño vuele al interior de la expendedora de peluches.

Damien le dijo que se calmara ya que iría por ayuda. Minutos después llegaron los bomberos del condado de Tipperary, en Irlanda, para el rescate. Uno de ellos le dijo al padre que ya tenía experiencia en este tipo de incidentes. Le indicó a Jamie que se agachara y retrocediera más en la máquina para sacarlo.  

Todo terminó con un final feliz para todos, incluso para el menor, ya que le permitieron quedarse con los dos animales que había conseguido.

* Con información de Infobae

21 de marzo de 2017, 11:03

cerrar