Quiso hacer una broma y termina pegado a una bomba de cerveza

El muchacho creyó que sería muy gracioso lo que haría, pero terminó con mucho dolor. 

El muchacho creyó que sería muy gracioso lo que haría, pero terminó con mucho dolor. 

Hay personas que han realizado cosas locas cuando se encuentran en estado de ebriedad, algunos con consecuencias graciosas y otros, hasta en sitios pocos agradables. 

Recientemente, un chico llamado Reece Levinson quiso pasarse de gracioso, pero terminó pegado a una bomba distribuidora de cerveza. Todo ocurrió en un bar de Dublín, en Irlanda

El muchacho puso su lengua para retar a sus amigos quienes lo grababan y le sacaban fotos. Luego de varios segundos transcurridos se dio cuenta que se le había pegado la lengua en el dispensador de cerveza. 

Sus amigos tuvieron que utilizar agua caliente para tratar de despegarlo del recipiente, lo cual lograron, mientras que gracioso muchacho quedó con mucho dolor en la lengua. 

*De www.metro.co.uk

28 de mayo de 2016, 16:05

cerrar