Racismo a toda hora

La gobernadora de Alta Verapaz, Estela Ventura, dijo en una entrevista radial que fue llamada "india estúpida" por parte de la diputada Laura Franco. (Foto: Archivo/Soy502)

La gobernadora de Alta Verapaz, Estela Ventura, dijo en una entrevista radial que fue llamada "india estúpida" por parte de la diputada Laura Franco. (Foto: Archivo/Soy502)

Como a miles de guatemaltecos, me indignó el intercambio de mensajes entre los diputados Juan Manuel Giordano y Javier Hernández, este último el jefe de la bancada de FCN-Nación. Hablaban, según ellos en broma, acerca de la necesidad de “poner de rodillas” al gobernador de San Marcos, Carlos Enrique Cardona.

Aplaudo el repudio que esta actitud generó en casi todos los sectores y de alguna manera reconozco la postura asumida por el Congreso de la República. También celebro que el Presidente Jimmy Morales haya adoptado una posición y que solicitara el retiro del oficialismo al tránsfuga múltiple. Pero, ¿por qué enfocarse en el “dipukid” cuando esa misma semana se dio un incidente incluso más grave? ¿Dónde está la crítica contra los “padres de la patria” que, de acuerdo con lo que asegura la también gobernadora Estela Ventura, la insultaron hasta arrancarle lágrimas?

Lee aquí: El chat entre diputados de FCN en que acuerdan presiones a Gobernador

La licenciada Ventura ha presentado una denuncia en el Ministerio Público. En ésta afirma que el martes 5 de abril, durante una citación a puerta cerrada con la bancada oficial, cuatro diputados (Giordano, Hernández, Oscar Corleto y Laura Franco) la humillaron. Esta diputada, la única otra mujer presente en la cita, llamó a la gobernadora “india estúpida” por no entender que las cosas “así se han hecho, así se hacen y así se harán”. Todo ello ocurrió en una reunión en la que los medios de comunicación estaban ausentes, una clara contradicción a los mensajes de apertura y transparencia que esta legislatura ha proclamado a los cuatro vientos.

El martes 12 de abril, en una entrevista concedida a Emisoras Unidas, Ventura dijo que ella se siente “respaldada” por el mandatario Morales y me alegro que así sea. Sin embargo, considero que el presidente se quedó corto en su mensaje del domingo por la noche. Las acusaciones de la representante del Ejecutivo en Alta Verapaz son muy graves. Que una gobernadora salga llorando de una citación da suficientes motivos como para sospechar que las cosas ahí dentro no se desarrollaron de la mejor manera. El que la ofendida se presentara al Ministerio Público acompañada de audios que, según aseguran sus asesores, sustentan sus acusaciones, es aun más comprometedor. La censura de la población y de nuestros dirigentes tendría que ampliar su espectro, si se demuestra que lo dicho por la gobernadora es la verdad.

Espero, por tanto, que en los próximos días la verdad salga a la luz. La diputada aludida decidió romper su silencio, también este martes, y proclama su inocencia, a la vez que adelanta que ella también presentará su denuncia, por difamación y calumnia.  Ahora bien, si en esa citación hubo 20 diputados, y los señalados son cuatro, ¿cuándo escucharemos la explicación de los 16 restantes sobre lo que ocurrió el 5 de abril? 

Por otra parte también se precisa de un rápido accionar del MP, de la PDH y de la Codisra ya que es preciso llegar al fondo de este asunto. En Guatemala, donde “indio” es sinónimo de tonto e “indiada”, de estupidez, no podemos permitir que las cosas sigan como están y todos tan campantes. La clase política no es sino un reflejo de lo que somos como sociedad. Y toda esta historia tiene que hacernos reflexionar. Y cambiar. Dígase a sí mismo “indio estúpido”. ¿Verdad que duele?

12 de abril de 2016, 16:04

cerrar