Radiografía del “Rápido y Furioso Guatemalteco” (RFG)

Jabes Emanuel Meda Maldonado fue capturado el sábado 29 de mayo, acusado de atropellar a varias niñas en una manifestación. (Foto: Edgar López/Nuestro Diario)

Jabes Emanuel Meda Maldonado fue capturado el sábado 29 de mayo, acusado de atropellar a varias niñas en una manifestación. (Foto: Edgar López/Nuestro Diario)

El Rápido y Furioso Guatemalteco (RFG) adquiere su nombre, obviamente, de las películas de esa saga. Pero no, no se confunda usted. Él (o ella) no empezó a ser así al ver las películas de Vin Diesel y Paul Walker; ya era así y al verlas tan solo reafirmó su estilo de vida de andar con su carro veloz por la ciudad.

Es fácil reconocer al RFG. Su carro habitualmente utiliza un potente motor, vidrios con el polarizado más oscuro, equipo de sonido con las bocinas más potentes, escuchando “Reguetón lento” o “Despacito”, lo cual pareciera una ironía con su forma de conducir. Completa el decorado de su vehículo con un gordo escape que parece bote de leche, la cola de pato que instaló en la parte de atrás, y luces led alrededor de la placa.

Cuando el semáforo prende su luz amarilla, acelera, y si recién se tornó rojo, se permite pasar de todos modos, tomando en cuenta de que los carros en la otra vía tardarán unos breves segundos en reaccionar. Si ve que en el carril de la par un vehículo acciona el pide vías, acelera para no dejarlo pasar. Por eso mismo, evita él usar el pide vías, porque, como dicen, el león juzga por su condición.

Si escucha la sirena de una ambulancia, evitará darle vía, pero si no puede hacerlo, se hace ligeramente a un lado y luego se va detrás, aprovechando para pasar rápido. En el tráfico, también, es de los que se va cambiando de carril, buscando siempre el que avanza más rápido. En las largas colas, es capaz de conducir en contra de vía, para superar algunos vehículos en las colas; aunque sea uno, aunque sea diez. Pero, pese a todo, sus maniobras y malas prácticas no le hacen llegar ni cinco minutos más temprano.

Y como no le basta la adrenalina de superar a los lentos carros en el Anillo Periférico, busca los fines de semana los cuartos de milla, para correr y sentirse en la Fórmula 1, especialmente después de tomar algunos tragos.

El RFG se siente invencible, potente, único, e intenta demostrar sus capacidades a punta de bocinazo o con las luces altas de su neblinera. Y si es un peatón el que va pasando en su veloz trayectoria, trata de pasar el carro muy cerca, o bien bañarlo con un charco cercano, claro está, solo en la época lluviosa.

Su archienemigo es el tráfico, especialmente el provocado por los bloqueos. Por eso, los días en que algún sindicato o grupo social anuncia una manifestación, es capaz de levantarse más temprano para pasar sin problemas. Pero a veces, solo a veces, no calcula bien o una manifestación improvisada interfiere en sus veloces planes, y es capaz de atropellar a quien se le ponga enfrente.

Ante la evidencias de todas las pruebas, espero que Jabes Emanuel Meda Maldonado sea condenado por la muerte de Brenda Domínguez y por lesiones contra otras estudiantes más, para que empecemos a ponerle fin a los Rápidos y Furiosos Guatemaltecos.

04 de mayo de 2017, 16:05

cerrar