La realidad de las escuelas en San Marcos que Jimmy no mostró

Este lunes, Jimmy Morales inauguró el ciclo escolar 2017 en una de las mejores escuelas de Malacatán, San Marcos.  Sin embargo, mientras todas las cámaras se enfocaban en el presidente de la República, cientos de niños iniciaron sus clases en el mismo departamento, en establecimientos que están en muy malas condiciones. 

La actividad protocolaria se organizó en la Escuela Oficinal Urbana Magdalena Mérida de Morales, en el Cantón San Miguel de Malacatán, San Marcos.

En el departamento se espera que 284 mil estudiantes regresen a 3 mil 843 establecimientos autorizados, pero más de 100 escuelas se encuentran en mal estado.

Una de las más afectadas es la ubicada en la aldea Piedra Grande, en donde los alumnos tendrán que recibir sus clases en aulas hechas de madera y lámina.

  • PUEDE INTERESARTE:

"Además de no contar con espacio adecuado, no cuentan con ventanas; y en algunas los vidrios están quebrados por el viento. Da miedo que se desprendan las láminas", relató el director del establecimiento, Álvaro Gómez. También aseguró que cuando llueve el agua se entra a las aulas, pero que no pueden "hacer nada más que comenzar" las clases.

Afuera del establecimiento donde se inauguró el ciclo escolar varios pobladores manifestaron. (Foto: Hugo Barrios/Nuestro Diario)
Afuera del establecimiento donde se inauguró el ciclo escolar varios pobladores manifestaron. (Foto: Hugo Barrios/Nuestro Diario)

¿Quieren que sus hijos ganen más? Tienen que mandarlos a estudiar
Jimmy Morales
, presidente de la República.

En la actividad, el presidente Morales aseguró que se tiene el presupuesto para reparar 1 mil 700 escuelas en el país. "Tienen la orden de reconstruirlas lo más pronto posible", aseguró.

El director departamental de educación, Mario Chang, dijo que en San Marcos inician sus labores 13 mil 90 maestros, más los educadores del sector privado que son 19 mil 950 aproximadamente.

*Con información de Hugo Barrios/Nuestro Diario.

16 de enero de 2017, 13:01

cerrar