Recuerdan al "Chapín Universal" con danzas, música y ofrendas florales

A dos años de su fallecimiento, el 2 de octubre de 2011, el maestro guatemalteco Efraín Enrique Recinos Valenzuela, mejor conocido como el "Chapín Universal" fue recordado este miércoles en las instalaciones del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

15
de mayo de 1928 nació Efraín Recinos en Quetzaltenango y murió el 2 de octubre de 2011 a los 83 años.
El Teatro de Cámara Hugo Carrillo fue el escenario en el que se realizó el conversatorio "Semiótica y color en la obra de Efraín Recinos", como parte inicial del homenaje de este año. Una ofrenda floral en la plaza central fue el segundo acto de este tributo, al que acudieron el viceministro de cultura Leandro Yax Zelada, la directora general de las artes Lucía Armas, autoridades del Teatro Nacional, familiares y amigos del maestro.

La parte final del homenaje consistió en algunas presentaciones artísticas dentro de la sala Hugo Carrillo. Una pareja que representó al Grupo de Danzas Tradicionales de Guatemala fue la primera en aparecer en escena y luego la cantante Ana Iris Espósito dedicó dos canciones al maestro. Fiorella Mellini y Juan Pablo Muñóz, artistas exclusivos del Irtra Petapa también dijeron presente, para luego dar paso a la actriz y cantante Andrea Ayala, quien interpretó algunos temas al lado del pianista Roberto Estrada y el bajista Édgar Bran. El cierre estuvo a cargo de la soprano Ana Rosa Orozco y el maestro Heber Morales al piano.

Efraín Recinos, fue un ingeniero, urbanista, pintor, escultor, muralista, escenógrafo, inventor y homo universalis hasta el día de su fallecimiento, con aún proyectos arquitectónicos en desarrollo. Recinos también destacó en el deporte, como plusmarquista nacional, atleta olímpico en triatlón, seleccionado nacional de basketball y fondista. Ejerció también como profesor de matemáticas y construcción, pero su legado máximo lo alcanza por su protagonismo en la práctica y enseñanza de la arquitectura urbana.

El diseño y construcción del Teatro Nacional es su obra más majestuosa. El maestro Recinos ya había comenzado a construir algunas obras complementarias como el Teatro al Aire Libre y fue llamado para seguir el proyecto del gran teatro que había iniciado el arquitecto Marco Vinicio Asturias. Esta obra debía llenar tres requisitos: conservar la cimentación, que el diseño fuera más pequeño y con capacidad de recibir a dos mil espectadores. 

1971
inicia el ingeniero Efraín Recinos con los trabajos formales en el Teatro Nacional.
Recinos creó un diseño que se integraba al paisaje, empezando por los imponentes volcanes de Agua y Pacaya que vigilan la ciudad desde el sur. La fachada frontal, en abanico, viene de la forma de la marimba. También pensó que el edificio pudiera ser usado por fuera, en homenaje a las pirámides mayas. El teatro es una continuación del mirador natural al final de la colina de San José de Buena Vista y sus colores azul y blanco evocan el color del cielo.

Otras de sus obras destacadas son: murales del Parque de la Industria, murales del Crédito Hipotecario Nacional, murales de la Terminal Aérea, murales del Conservatorio y obras como la Guatemalita, entre otras.

03 de octubre de 2013, 09:10

cerrar