Un reglamento estancado perjudica a los caballos en la Antigua

La ciudad de Antigua Guatemala es uno de los destinos preferidos de turistas nacionales y extranjeros en nuestro país. 

Varios pequeños empresarios decidieron desde hace algunos años implementar los paseos en carruaje halados por caballos con la idea de que los turistas disfrutaran del recorrido por la ciudad como se hacía antaño. 

  • POR SI NO LO VISTE

Sin embargo, al parecer no existe un control que regule esta actividad, únicamente un permiso que emite la Municipalidad de Antigua para circular por esa ciudad.

Es por eso que la fundación Equinos Sanos para el Pueblo presentó en 2016 un proyecto de reglamento para la circulación de carruajes de tracción animal para fines turísticos del municipio de Antigua Guatemala, el cual aún no ha sido aprobado por el Concejo Municipal

Este es el reglamento que se entregó a la Municipalidad de Antigua, pero que no ha sido aprobado.
Este es el reglamento que se entregó a la Municipalidad de Antigua, pero que no ha sido aprobado.

“En el reglamento propone que cada carruaje no lleve más de cinco personas más el conductor, con la idea que el peso que hale el caballo no sea mayor a 1 mil libras, que es la capacidad que estimamos es la apropiada”, explica Mario Sapón, director de la fundación

Este peso aproximado se considera no solo por la fuerza del animal, sino también por el tipo de terreno por donde se desplazan, ya que son piedras y sus cascos no son los indicados para movilizarse sobre dichas calles. 

“En este tipo de terreno pedregoso, los caballos deberían utilizar un herraje de caucho, pero son muy caros y poco comunes en Guatemala. Si tuvieran los herrajes en buen estado no habría problema, pero no sucede en todos los casos”, detalla Sapón.  

Iniciativa

Debido a la problemática, la fundación entregó un proyecto de reglamento para el control de los carruajes en Antigua, el cual ya fue dado al concejo, pero no ha sido conocido, aprobado o rechazado por las autoridades ediles. 

En una carta entregada el 11 de octubre del 2016, a través de la oficina municipal de turismo a la alcaldía, se detalla sobre la problemática que atraviesan los animales. En el escrito se especifican algunos antecedentes y la copia del borrador del reglamento para que pueda ser conocido en sesión. 

El documento contempla aspectos que los propietarios de los carruajes deben cumplir, así como beneficios para la salud del equino, su higiene, alimentación y descanso. 

La fundación Equinos Sanos para el Pueblo aún espera que las autoridades entren a conocer la iniciativa y así mejorar las condiciones para que los caballos puedan salir a las calles, trabajar y ser tratados con dignidad por sus dueños. 

  • RECUERDA:

Se defienden

Las redes sociales se han convertido en la plataforma de muchos usuarios para descargar su indignación sobre los supuestos maltratos hacia los caballos, pero pocos conocen la versión de los señalados. 

Soy502 viajó hasta Antigua Guatemala donde conversó con Adán Pérez, el jinete que se vio señalado por la caída de Orión a inmediaciones del Parque Central.  

“Desafortunadamente las personas no preguntan al observar cuando un caballo se desploma. Lo de Orión fue un accidente, ya que le dio un dolor de estómago repentino y no se pudo llevar a un lugar seguro para tratarlo de inmediato”, explica. 

Pérez también se queja de que las personas en lugar de ayudarlos solo toman fotos y los insultan, pero no se acercan para preguntar o brindar apoyo. “Un turista fue el único que se acercó para tratar de desatar al caballo, pero los demás solo nos desprestigian”, agrega. 

Aunque no cuentan con una organización constituida formalmente, los dueños dicen que tienen un tipo de reglamento para cuidar a sus caballos. Entre sus estatutos están que cada animal sale a trabajar tres días y luego toma un descanso, también regulan el número de personas que abordan el carruaje y el horario de actividades. 

Otra de las quejas es que no tienen un estacionamiento o área de abordaje específica cerca de la plaza central. Ellos solo tienen de tres a cinco minutos para permanecer estacionados, de lo contrario son sancionados por el Departamento de Tránsito.  

También desean que les brinden un lugar donde los equinos puedan beber agua y alimentarse bajo la sombra para que los animales se sientan protegidos. 

Durante nuestra visita al final de la cuarta avenida sur de Antigua Guatemala, constatamos que los caballos estaban descansando por ser un día poco concurrido, pero estaban bajo el sol. Algunos de ellos se notaban molestos por el intenso calor. 

Por esa razón, los jinetes solicitan apoyo de las autoridades para que les brinden mantas vinílicas usadas para hacer una especie de toldo portátil y que los animales puedan resguardarse del sol y así evitarles esa molestia. 

La Municipalidad de Antigua indicó que ha recibido peticiones para detener esta práctica, pero aún no se ha manifestado sobre las acciones que realizará al respecto. 

05 de junio de 2017, 06:06

cerrar