Víctima de extorsión: "Colgué y compré un servicio funerario"

El MP comparte el relato de dos personas que fueron víctimas de extorsiones y que lograron tener paz después de denunciar ante las autoridades. (Foto: Con fines ilustrativos/Fredy Hernández/Soy502)

El MP comparte el relato de dos personas que fueron víctimas de extorsiones y que lograron tener paz después de denunciar ante las autoridades. (Foto: Con fines ilustrativos/Fredy Hernández/Soy502)

Todos los días el Ministerio Público (MP) recibe múltiples denuncias relacionadas con el delito de extorsión, un fenómeno que afecta a cientos de personas en el país que viven con miedo a salir de sus viviendas o negocios por miedo a ser atacados. 

  • LEE AQUÍ: 

Las víctimas son de todo tipo: empresarios, pilotos, comerciantes, estudiantes, funcionarios y personas individuales que son intimidados por pandilleros para que entreguen una determinada cantidad de dinero a cambio de no quitarles la vida. 

Ante tal situación, el MP recomienda a las víctimas que realicen las denuncias para que los responsables de este delito sean detenidos.  Por ello presentaron dos casos de personas que después de denunciar lograron volver a tener paz. 

"Sabía que estaba jubilado"

El primero de los casos le ocurrió a Leopoldo (nombre ficticio) quien es un jubilado de más de 70 años. De acuerdo con la víctima la mañana del 30 de enero de 2015, al terminar el desayuno recibió una llamada telefónica de un hombre en la que le decían que "sabían quien era" y le pidieron de inmediato pagara extorsión. 

El extorsionista conocía detalles muy puntuales de la vida de Leopoldo, incluso cuantos hijos tenía y que era jubilado. La víctima relata que explicó al pandillero que no tenía dinero, sin embargo este le exigió que pagara 15 mil quetzales a cambio de no disparar frente a su casa.

Para que Leopoldo reuniera el dinero, el extorsionista le dió dos horas y así acordar donde se lo entregaría. En esas dos horas, la víctima informó a su esposa e hijos de lo sucedido. "Les dije a todos que nos preparáramos, incluso que engancharan un servicio funerario", relata Leopoldo. 

Durante ese día, el extorsionista llamó una y otra vez hasta que se acordó el pago de 5 mil quetzales que fueron depositados en un banco local y que a través de una remesa fueron a dar a México. 

La primera llamada fue un poco tranquila, pero las siguientes me habló con palabras insultantes y obscenas. Le dije que le daría el dinero, pero que si iban a matar a alguien que fuera a mí. Soy un hombre viejo y pensé en mi familia
Leopoldo
, víctima de extorsión

  • ADEMÁS: 

"Sentía que me mataban"

Otro de los casos es el de Ana María (nombre ficticio), quien se apresuraba a tomar un autobús que la llevaría a casa a eso de las 17:00 horas, cuando recibió una llamada telefónica en la que la llamaban por su nombre y la insultaban. 

“Escuché que sonó mi celular, nunca respondo en la calle, pero iba retrasada por una reunión con amigos y pensé que me llamaban para preguntar por qué demoraba”, recuerda la víctima. 

Según Ana María, el hombre al otro lado del teléfono tenía un acento extraño y le dijo que no colgara la llamada porque la vigilaban desde una moto y que debía pagar una extorsión. 

La víctima de 50 años, sin pensarlo colgó la llamada y no escuchó más al extorsionista. Posteriormente una lluvia de mensajes de texto llegaron a su teléfono y la angustia y la desesperación se apoderaron de ella, recuerda. 

“Tenía miedo, compré un servicio funerario. Sentía que me mataban. Me aislé, no fui a trabajar, apagué el celular, no podía dormir. Cada vez que escuchaba el sonido de una moto pensaba que iban por mí. Hasta que por sugerencia y apoyo de mis amigos y familiares me decidí y presenté la denuncia en el Ministerio Público" relata Ana Maria. 

Ambas personas recibieron el apoyo de las autoridades y luego de una investigación se determinó que las llamadas provenían del departamento de Retalhuleu y que ambos eran integrantes de la pandilla 18. Los casos de Ana María y Leopoldo eran parte de los 28 que se les atribuyen a este grupo delincuencial. 

Los extorsionistas que intimidaban a ambas víctimas fueron detenidas en junio de 2016, junto a otros integrantes de la pandilla. El caso se encuentra en etapa intermedia en el Juzgado Cuarto, según informó el MP

07 de diciembre de 2016, 11:12

cerrar