Réquiem a la “nueva” política

La bancada de FCN- Nación no cumplió y ha recibido a diputados tránsfugas que no solo son de posiciones ideológicas contrarias, están señalados. (Foto: Soy502)

La bancada de FCN- Nación no cumplió y ha recibido a diputados tránsfugas que no solo son de posiciones ideológicas contrarias, están señalados. (Foto: Soy502)

Menos de un mes después de instalarse el nuevo Congreso, el partido oficial dio un giro de 180 grados respecto de sus promesas electorales, hizo quedar pésimo al presidente Jimmy Morales y aceptó, feliz y contento, a diputados tránsfugas. Cómo si hubiesen olvidado que, en  2015, en las plazas se repudió, a tambor batiente, las prácticas vinculadas con la “#ViejaPolítica”, que ofrecieron combatir. Cómo si, súbitamente, se hubiesen dado cuenta de que la suya era una bancada  minoritaria, lo que estaba tan claro como el agua desde el 6 de septiembre pasado.

Hoy por hoy, los de FCN-Nación suman 20. Me pregunto de cuántos diputados necesitarán para poder tener incidencia en el Legislativo (una de las razones que ha esgrimido su jefe de bancada, Javier Hernández, para aceptar a aquellos electos por otros partidos), pero más se me dificulta entender por qué le dieron cabida a personajes ilustres. ¿Qué pueden tener en común con los diputados electos por la Unidad Nacional de la Esperanza, que, en teoría, deberían ser casi opuestos a su ideario ideológico? ¿O por qué asociarse con el dipukid Juan Manuel Giordano, que llegó esta vez al hemiciclo por “default” y fue de las figuras más criticadas de la séptima legislatura? ¿Y qué explicación dan de sumar a Julio Juárez, sospechoso de haber estado involucrado en la muerte de periodistas en Suchitepéquez? Ojo: yo estoy completamente consciente de la importancia que tiene el postulado de presunción de inocencia, pero en cuestión de imagen política, esta adhesión, de entrada, tiene mayor potencial para generar dolores de cabeza que resultados concretos y tangibles en cuanto a redacción y aprobación de leyes.

¿Y qué explicación dan de sumar a Julio Juárez, sospechoso de haber estado involucrado en la muerte de periodistas en Suchitepéquez?
Beatriz Colmenares
, bloguera

Pregunto de nuevo: ¿Bajo qué criterio deciden en el partido oficial a quién reciben o a quién no? ¿O esta organización política representa un paraguas tan amplio que les basta y sobra con sumar puntitos de color en el organigrama?

Estoy al tanto de que estas prácticas han sido habituales desde hace décadas y que, antes, la ciudadanía no era tan crítica de que en el Legislativo jugaran sillitas musicales de forma más frecuente que en piñatas. Pero también sé que una bancada pequeña puede ser digna y capaz de mantener tanto sus principios como sus promesas de campaña. Quizá no puedan “incidir” como quisieran pero al menos cuentan con el apoyo de sus electores y, en momentos clave, marcan una diferencia.  Eso esperaba yo de los de FCN-Nación. Es decir, que hiciesen lo mejor posible desde su espacio reducido, del que todos estábamos enterados. Pero no: optaron por avejentarse en tiempo récord.

LEE TAMBIÉN: Otra promesa incumplida: FCN no aceptaría tránsfugas, hoy recibió ocho

Por otra parte, y esto va para la bancada mayoritaria, si vamos en serio con esto de hacer las cosas distintas es preciso que las nuevas acusaciones tengan fundamentos sólidos y pruebas contundentes. El diputado Orlando Blanco, de la UNE, afirmó que los de FCN-Nación ofrecieron dinero a los que aceptaran pasarse con ellos. Esta no es una imputación que haya que tomarse a la ligera, y si va más allá del “dicen que dijo que dijeron”, como ha sido en el pasado, es momento de arrojar luz sobre estas prácticas en las instancias correspondientes. Los ciudadanos ya estamos cansados. ¿O es que no está lo suficientemente claro?

 

 

 

10 de febrero de 2016, 09:02

cerrar