Retratos de familia: la cajera de banco

Arte: Ana Lucía Meneses/Soy502

Arte: Ana Lucía Meneses/Soy502

Ustedes no lo saben (tampoco mi esposa), pero estoy enamorado de una cajera de banco. Eso explica por qué me encuentro haciendo cola en la agencia, nuevamente. Es como si tuviera un gran papalote aleteándome en el corazón, y en la fila ya solo hay cuatro personas. 

Dentro de esta considerable fuerza de trabajo constituida por los cajeros de banco, encontraremos una joya uniformada; para ocultar su identidad, la llamaré Patricia Lourdes Mildred. Ciertas transacciones podría yo hacer desde casa, por medio de la banca en línea, pero rapidito agarro para la agencia, solo para ver, y a lo mejor hablar, con mi cajera de banco, y en la fila ya solo hay tres personas. 

Unas veces, si tengo suerte, me toca ella. Otras no. Es parte del misterio, de la imprevisibilidad, de nuestra relación. Pero cuando me toca ella, ah, es bello y es ridículo. Ridículo, porque tiemblo, al extenderle la boleta de depósitos monetarios. Bello porque es bello verla teclear, con ese virtuosismo profesional suyo, tan ordenado, casi geométrico. Lo que Patricia Lourdes Mildred hace requiere talento, no es así nomás, y en la fila ya solo hay dos personas. 

Yo diría que en esta notable institución bancaria, en este templo gerenciado por la riqueza y el patrimonio, el mayor patrimonio es la sonrisa de Patricia Lourdes Mildred, que bien podría yo presenciar para el resto de la eternidad, y en la fila ya solo hay una persona. 

Ya ella me conoce, siempre intercambiamos nimiedades, que por supuesto para mí no lo son. Hoy es un día particularmente importante, porque voy a invitarla a salir. Así que aquí me tienen escarceando unas palabras bonitas para Patricia Lourdes Mildred, y en la fila ya no hay nadie, salvo yo. 

Y entonces Patricia Lourdes Mildred me mira, con cierto desdén, como si yo fuera un sapo o algo así, y ahora resulta que está llamando a una compañera, y la compañera, que toma su lugar, se dirige a mí en un tonito perfectamente mecánico y neutro, diciendo: “Adelante”, mientras Patricia Lourdes Mildred desaparece por la puerta de atrás. 

¡Te maldigo, Patricia Lourdes Mildred, bruja de los bancos, porque ya no me atiendes! 

01 de marzo de 2017, 04:03

cerrar