En riesgo de hambruna 1.5 millones de personas en Guatemala

Todo indica que el 2016 será un mal año para las comunidades que se encuentran a lo largo del corredor seco, en Guatemala. Los efectos de El Niño se acentuarán dejando a 1.5 millones de personas en emergencia humanitaria en el país. Las familias no consiguen alimentos, no hay trabajo, ni agua.

El hambre es parte del paisaje en Jocotán, en pleno Corredor Seco. En el centro de recuperación nutricional hay siete niños ingresados, pero la zona se encuentra en "emergencia nutricional" desde 2001, asegura el médico Juan Manuel Mejía.

En esta parte del país la gente depende de los cultivos de maíz y fríjoles; y cuando la cosecha se pierde, como ocurrió el año pasado, por la falta de lluvias, no queda nada que llevarse a la boca. "No hay nada. Se perdió todo por la sequía", afirma Porfilio García, un agricultor de la comunidad de Conacaste.

Sólo en Guatemala, alrededor de 154 mil familias han perdido entre la mitad y la totalidad de sus cosechas de maíz y frijoles en mayo, lo que ha dejado a cuarenta municipalidades del Corredor Seco en situación de riesgo alimentario moderado o severo.

Pobladores de la aldea Conacaste, en el municipio de Chiquimula, ubicado en pleno Corredor Seco, donde la sequía azotará con fuerza. (Foto: Esteban Biba/ EFE)
Pobladores de la aldea Conacaste, en el municipio de Chiquimula, ubicado en pleno Corredor Seco, donde la sequía azotará con fuerza. (Foto: Esteban Biba/ EFE)

Por medio de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), la ONU ha hecho un llamamiento internacional para obtener 55 millones de dólares que harán viable un plan ayuda humanitaria que beneficiaría durante un año a 70 mil familias en Guatemala.

La FAO prepara para las próximas semanas un nuevo plan para 23 mil familias de la zona, dotado con 75 dólares mensuales para ayudar a los miles de guatemaltecos que viven esperando a que vuelva la lluvia.

13 de febrero de 2016, 12:02

cerrar