Hace seis años nos sonrió el fútbol y clasificamos a un Mundial

Seis años han pasado desde aquel histórico 6 de abril de 2011, cuando la selección sub-20 de fútbol de Guatemala venció a la poderosa Estados Unidos y se clasificó por primer vez a un Mundial.

No fue una noche cualquiera, había algo especial en el ambiente, mucha gente confió y llegó al estadio. Desde el himno, la Sele ya estaba ganando, pese a que los norteamericanos se burlaban de los "enanos" guatemaltecos.

El partido empezó y el mostruo bajó desde las gradas. Llegó el minuto 33, tiro de esquina, portería norte, desde el costado izquierda. Kendell Herrarte centró desde el tiro de esquina para que el jalapaneco Gerson Lima firmara de potente cabezazo  el 1-0 que alimentaba la emoción y los gritos de quienes confiaron en el combinado patrio.

Lima jugaba con un fuerte dolor en el abdomen, hizo un gran esfuerzo para terminar el primer tiempo. Minutos después fue llevado de emergencia al hospital. Una apendicitis le robó la oportunidad de vivir el momento supremo.

Ya no aguantaba el dolor, le pedí por favor al doctor que me llevaran a un hospital, de allí ya es historia
Gerson Lima
, seleccionado mundialista sub-20.

Para la segunda mitad, el rival no estaba muerto. Sobre el 65, un despeje del portero norteamericano derivó en una acción de peligro que culminó Conor Doyle, quien colocaba el 1-1.

Algunos dudaron, pero desde las gradas el grito de "¡Guatemala, Guatemala, Guatemala!" se hizo sentir y poco a poco caló hondo en los EE. UU.

No terminaban de festejar en el banco de los estadounidenses, cuando llegó la respuesta: Carlos Castillo hace una filtración, Marvin Ceballos pelea contra un gigante defensor, el balón queda corto a la entrada del área, y Henry López consigue firmar el que sería el gol más importante en la historia del balompié nacional.

Lo que vino después fue un cúmulo de emociones. El tiempo pasó muy lento, sin embargo, los miles de aficionados siguieron alentando y a cada momento confiando más.

Por fin, y luego de algunas acciones de peligro de los visitantes, llegó el pitazo final.

Los relatores, con voces entrecortadas y lágrimas, le gritaban al mundo: "Nos vamos al mundial".

Fueron 54 años de espera desde que inició el sueño rumbo a Suecia 58, aunque aún falta por cumplir la ansiada clasificación de la categoría mayor. 

Lo más triste es que de ese grupo de futbolistas, no todos pudieron consolidar una carrera. Algunos pocos y con mucho esfuerzo siguen activos, como Henry López, quien luego de su paso por varios clubes del extranjero está en Cobán Imperial. Marvin Ceballos regresó de la Segunda División de Estados Unidos y refuerza a Antigua GFC. José Carlos García, el portero de esa noche, es guardameta de Xelajú MC. Gerson Lima juega en Mixco de la Primera División. 

06 de abril de 2017, 17:04

cerrar