Seis consejos para prepararse a un pinchazo de la llanta del carro

A nadie le gustan las llantas desinfladas en su vehículo. (Foto: businessinsider.com)

A nadie le gustan las llantas desinfladas en su vehículo. (Foto: businessinsider.com)

A nadie le gustan las llantas desinfladas en su vehículo. Por muy avanzadas y modernas que sean los neumáticos de tu carro, siempre vamos a estar expuestos. No obstante, hay muchas cosas que podemos hacer para facilitar el proceso de cambiar una llanta sin aire. Sigue estos seis consejos para volver al camino lo antes posible.

1. Conoce tus herramientas

Hay distintos tipos de trickets, y no tienes que esperar a tener una llanta desinflada para conocer cómo se utiliza. En menos de cinco minutos puedes armarlo y en una hora aprender a usarlo en tu vehículo. Agradecerás este tiempo invertido en preparación cuando tengas que cambiar una llanta en una noche lluviosa.

2. Asegurate que la llanta de repuesto esté en buenas condiciones

La llanta de repuesto necesita ser revisada cada cierto tiempo. Lo peor que te puede pasar es que cuando la necesites, también esté desinflada. Una buena práctica es revisar la presión de la llanta de repuesto cuando revisas el aire de los otras llantas de tu carro.

3. Prevenir

Lo más importante es que revises periódicamente tus llantas, de esta forma siempre vas a tener la seguridad que tus llantas se encuentran en buenas condiciones. Reemplaza las llantas cuanto presenten algún desperfecto.

4. Mantén los ojos en el camino

Conducir demasiado casual sobre una carretera, sin evaluar qué tipo de condiciones que se encuentra, es buscar problemas.

Es importante ajustar tu forma de conducir a una menos agresivas en carreteras en mal estado, y por todos los medios hay que evitar los baches.

5. Estar preparado

Siempre hay que tener todas las herramientas y el equipo listo. Mantener un kit completo con guantes, desarmadores, llaves, etc. Además, es recomendable llevar baterías, una linterna, una capa para la lluvia y tela.

6. Saber cuándo llamar a la grúa

Hay momentos en los que puede ser peligroso cambiar una llanta. Por ejemplo, en una noche lluviosa en una carretera muy transitada. En momentos como este, es mejor estar tranquilos dentro del vehículo y llamar una grúa para que nos auxilie.

* Con información de Business Insider

07 de junio de 2016, 21:06

cerrar