Sergio Ramos se salvó de la expulsión al fingir que estaba lastimado

El Real Madrid ganó al Espanyol 0-2 para continuar como líder de España, pero no se salvó de la polémica. Y es que Sergio Ramos, el capitán, se salvó de una clara expulsión con una estrategia bastante audaz y que engañó por completo al árbitro. 

MIRA LOS VIDEOS: 

Era el minuto 25 cuando, el paraguayo Hernán Pérez remató desde fuera del área, con el marcador 0-0. Sergio Ramos se interpuso en la trayectoria del balón y lo golpeó claramente con la mano, ante el reclamo de sus rivales. 

Como era de esperarse, las redes no perdonaron la acción de Ramos (Imagen: Twitter)
Como era de esperarse, las redes no perdonaron la acción de Ramos (Imagen: Twitter)

Sin embargo, la astucia del sevillano le dijo que tenía que fingir que el pelotazo fue en la cara, o el árbitro lo expulsaría, ya que tenía amarilla desde el minuto 3, y así lo hizo. Sin pensarlo dos veces, Ramos se lanzó al suelo y se quedó allí, con las manos cubriéndole el rostro. 

De alguna forma, su estrategia funcionó y el árbitro se creyó todo el engaño. La jugada continuó ante la protesta de Pérez, pero ya no había nada que hacer. Finalmente, Sergio Ramos pudo completar el partido sin una roja que fue clara para todos, menos para el que la tenía en el bolsillo. 

18 de septiembre de 2016, 16:09

cerrar