Sexo, drogas y un asesinato: Las confesiones de Bryan Cranston

Bryan Cranston tuvo que trabajar por muchos años en el mundo de Hollywood antes de consagrarse ante la audiencia como el actor que le dio vida a Walter White, el protagonista de la exitosa serie Breaking Bad. 

Luego del fin de la serie, Cranston, de 60 años, se ha dedicado a recopilar las historias inolvidables de su vida. Los fans del ganador de Emmy ahora pueden llegar a conocer los detalles de la vida del artista en su libro de memorias "A Life in Part”. 

  • MIRA AHORA: 

Algunas de sus confesiones incluyen sus deseos de asesinar a una exnovia, su infancia, sus dudas sobre interpretar a Walter White e incluso su poco romántica propuesta de casamiento. 

Sueños de un asesinato

Cranston confiesa que tuvo una tormentosa relación con una ex novia, a la que se refiere como "Ava". Resulta que su entonces pareja tenía problemas de adicción y él no lo supo hasta que Ava sufrió una sobredosis.  

Terminó la relación, no obstante, Ava lo siguió a Manhattan cuando él se mudó a esa ciudad. Comenzó a acosarlo: lo amenazó por teléfono y se presentó en su residencia de Upper West Side para intimidarlo. Fue entonces cuando soñó que mataba a Ava golpeando sistemáticamente su cabeza contra una pared.

Entonces aprendió una lección que luego le serviría en Breaking Bad:  "Estaba calmado, me había desprendido de todo el miedo y la ira (…) Me vi capaz de matar a otro ser humano, algo que nunca había sentido antes… Me asusté", cuenta. 

Infancia solitaria 

En el libro, Cranston también habla de su dura niñez y adolescencia. Su padre dejó a su familia muy joven y su madre se volvió alcohólica. A los 11 años, junto con su hermano pasaba el tiempo en la granja de sus abuelos. 

Logró perdonarlos con el paso de los años. Su madre murió de Alzheimer en 2004, mientras que su padre pudo ver el éxito que hizo en Malcolm in The Middle y Breaking Bad antes de fallecer en 2014.

Walter White no era para él

Cranston no fue el candidato preferido para el papel que lo volvió popular. Christian Slater y Matthew Broderick fueron los nombres favoritos para protagonizar la serie creada por Vince Gilligan y coprotagonizada por Aaron Paul.

Tres años después del final, Cranston confiesa que todavía sigue pegado a ese personaje. "Walter está en mí y yo en Walter", dijo el actor en una reciente entrevista para The Seattle Times. "Él me creó y yo lo creé".

La poco romántica propuesta de casamiento

En su autobiografía también incluye algunas historias más felices, como por ejemplo cómo le propuso matrimonio a su actual esposa, Robin Dearden, mientras se daban un baño juntos. Una vez que Dearden dijo que sí, Cranston le entregó el anillo de compromiso que estaba en el dedo meñique del pie.

"Ya tenía el anillo, pero no tenía ni idea de dónde esconderlo. Tenía que ponerle en algún sitio a mi alcance porque no podía salir de la bañera empapado y dejando agua por todo el suelo a mitad del momento. Lo único que se me ocurrió fue ponérmelo en el pie".

*Tomado de Infobae

16 de octubre de 2016, 07:10

cerrar