¿Para qué sirven los Estudios de Impacto Ambiental?

En 2016 se recibieron 13 mil 500 solicitudes en el ministerio de Ambiente. (Foto: MARN)

En 2016 se recibieron 13 mil 500 solicitudes en el ministerio de Ambiente. (Foto: MARN)

Pese a que es un proceso obligatorio, no todos los guatemaltecos que realizan una actividad son conscientes de que si no solicitan su Estudio de Impacto Ambiental (EIA) están incurriendo en una infracción.

Desde una tienda de barrio hasta una modificación en tu vivienda, la ley de Ambiente indica en su artículo 8 que incluye “todo proyecto, obra, industria o cualquier actividad que pueda provocar un deterioro de los recursos naturales”.

  • RECUERDA ESTE DESASTRE RECIENTE: 

El viceministro de Ambiente Alfonso Alonzo es el encargado de que se evalúen las solicitudes y explicó que se definen según su impacto desde el tipo A pasando por el B1, B2, C y de registro.

“El año pasado recibimos 13 mil 500 solicitudes y resolvieron el 85%, el resto se trasladaron al Consejo de Áreas Protegidas o eran ampliaciones”, comentó.

Alonzo enfatizó en que no cuentan con una mora en las resoluciones porque se lograron agilizar los procesos. Para ello, el ministerio implementó varias mejoras como la ventanilla municipal y de bajo impacto que ha ayudado a descongestionar las oficinas centrales.

“Las delegaciones ministeriales pueden aprobar estudios hasta el impacto B2”, comentó.

La función

Los requisitos que se piden en la solicitud del estudio es explicar el proyecto y cuáles son las medidas de mitigación. 

Si no cumple, el estudio es denegado.

Los EIA no son licencias de construcción es determinar la viabilidad de un proyecto.
Alfonso Alonzo
, viceministro de Ambiente

Asimismo, cuando se trata de un proyecto grande se realiza una supervisión por parte de los que revisan los expedientes. Además, Alonzo explicó que otro de los requisitos para los estudios tipo A y B1 es necesario realizar una consulta comunitaria.

Empresas intermediarias

El particular o la empresa puede contratar a una empresa consultora externa que le tramite el estudio, pero esto no significa que vaya a ser aprobado.

En ese caso, el papel del ministerio es de verificar que lo que dice la empresa consultora es cierto.

“A partir de un caso B2 es obligatorio contratar a un consultor ambiental acreditado en el ministerio para que le indique sobre las medidas de mitigación”, apuntó.

Las sanciones

En caso de no cumplir con este trámite la sanción varía entre 5 mil y 100 mil quetzales, dependiendo del daño que se ocasione al medio ambiente.

  • LEE AQUÍ: 

Si no se cumple con este proceso de sanción, el ministerio interpondrá una denuncia penal que puede llevar al cierre temporal primero y definitivo después. 

“El ministerio tiene la potestad de ir a cualquier negocio o actividad sin aviso previo”, concluyó el viceministro.

01 de abril de 2017, 09:04

cerrar