Si presentas estos 6 síntomas, debes buscar otro trabajo

Si esto ocurre en tu trabajo, es mejor decir adiós. (Foto: Finanzas personales) 

Si esto ocurre en tu trabajo, es mejor decir adiós. (Foto: Finanzas personales) 

El trabajo es como tu segundo hogar. De hecho, pasas más tiempo en él que en tu propia casa, sin mencionar las horas que inviertes en el tráfico.

En tu centro de labres desgastas muchas emociones y fuerza física, por ello es importante sentirte cómodo. 

Sin embargo, no siempre es fácil: no todos los jefes son perfectos ni en todo momento se trabaja con el compañerismo deseado; tampoco con la fluidez que se espera. 

Si te sientes incómodo la mayoría del tiempo o tu autoestima e integridad están en juego, es momento de pensar en otras opciones. 

Estas señales pueden ayudarte a comenzar de nuevo, tanto laboral como económicamente: 

1. Cero posibilidades de desarrollo profesional

El estancamiento y la desmotivación son los pilares para no crecer. Llegas a un momento en la empresa en que no tendrás nuevos objetivos, oportunidades, prosperidad intelectual o mejoras económicas.  Si no tienes nuevos objetivos ni asumirás responsabilidades y sientes que estás desperdiciando tu experiencia, es hora de pensar en moverte.  

2. Frustración

Es normal que algunas situaciones no resulten como quieres: un compañero te ha cargado su trabajo, alguien olvidó algo y por ello quedaste mal, los proveedores te fallan o un cliente exige imposibles. No obstante, si todos los días es una cadena de frustraciones, es hora de analizar la situación. Aguantar el malestar te pasará factura, desecha la frase "mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer" y busca un nuevo entorno.  

3. Falta de estrategia

Si trabajas sin rumbo claro, la empresa no está enfocada y sientes que estás en un lugar sin orden, esta es una señal.  Es importante trabajar sobre metas claras, tener una estrategia para trabajar en ella.  

4. Ingratitud

Si recibes regaños constantes o comentarios despectivos cuando haces algo mal, pero no recibes retroalimentación, debes evaluar el lugar en el que te encuentras. Actualmente un solo trabajador tiene muchas responsabilidades, aunque no es justo que sea tratado como un objeto. Trabajar con la única motivación de no equivocarte para conservar tu puesto no es nada inspirador. 

5. Peleas y manipulación

Convivir muchas horas con varias personas acarrea historias y pequeñas peleas entre unos y otros. Ya sea con compañeros o jefes, hay momentos en los que te encuentras en un laberinto donde alguien trata de fastidiar a otro. Si te sientes en una maraña sin fondo o en una novela, es mejor partir.  

6. Desinformación

Trabajar sin conocer los objetivos, o no recibir las instrucciones correctas ni los detalles para desarrollar tus labores, es incómodo. De esta situación se derivan las acusaciones de "falta de proactividad" o "de responsabilidad". Esto generalmente ocurre cuando el jefe no es capaz de entrar en dinámicas constructivas o cuando no hay diálogo entre él y los subalternos. Aquí es mejor prevenir que curar, así que es buen momento para buscar un nuevo lugar. 

  • ADEMÁS: 

Tomado de S Moda, El País. 

03 de septiembre de 2017, 17:09

cerrar