¿Sigues escuchando la misma canción? Hay una razón, según la ciencia

La ciencia explica por qué escuchas la misma canción una y otra vez. (Foto: Eye of Hurricane)

La ciencia explica por qué escuchas la misma canción una y otra vez. (Foto: Eye of Hurricane)

La música es pegajosa y está conectada a nuestras emociones. Muchos escuchan hasta el cansancio las canciones que les gustan y no pueden evitarlo. 

Luego de escuchar un tema que llama su atención dan "play" una y otra vez al dispositivo de reproducción de música, escuchando la misma melodía hasta el cansancio. 

 

 

Hay una explicación científica para esto. 

Peter Vuust, profesor de la Royal Academy of Music en Aarhus, Dinamarca, líder del Centre of Music in the Brain (Centro para la música en el cerebro) explica qué sucede en el cerebro al escuchar una canción.

"La razón por la que gusta repetir las canciones probablemente se deba a que afecta el sistema de recompensa de nuestro cerebro. Se trata de un sistema biológico que nos recompensa por hacer cosas vitales para sobrevivir, por eso nos sentimos un poco drogados cuando ingerimos alimentos y un poco más cuando tenemos sexo, es la manera que la naturaleza y la biología se aseguran de que repitamos las cosas necesarias para sobrevivir", afirma el experto. 

 

 

El sistema de recompensa hace que la música sea, quizá, el producto artístico que reutilizamos más tiempo
Peter Vuust
, profesor y especialista en música y el cerebro.

El especialista dice que es difícil explicar, pero que la música afecta nuestro sistema de recompensa y la forma en que lo hace varía de individuo a individuo. 

"Hay gente que no siente nada con la música, sus sistemas de placer no registran ninguna actividad, no hay música que les agrade y no pueden entender por qué otras personas invierten tiempo en ello", afirma. 

 

 

Al contrario, explica que hay gente a la que se le eriza la piel al escuchar su ritmo favorito y la dopamina regula todo eso. 

El experto asegura que la música tiene la habilidad de colarse en nuestros mecanismos de supervivencia similar a la cocaína, pero los narcóticos afectan el cerebro de diferentes formas. 

 

 

El hecho de querer escuchar una canción sin cesar es como una adicción que podría compararse a la que se tiene a la comida. 

 

 

Ocurre lo mismo con las drogas, no las necesitas para sobrevivir, pero llegan a colarse a nuestros sistemas. 

Luego sucede algo curioso cuando inevitablemente te hartas de un track: Si escuchas algo muchas veces se deposita del otro lado del espectro y dejas de aprender algo nuevo, esto lleva a que te aburras de escucharlo. 

Los gustos musicales también dependen de cada uno. "Todos contamos con la necesidad de identificarnos con ciertos grupos y la música es una herramienta importantísima para lograrlo", agrega Peter. 

 

 

"Cuando hay un grupo de música que todo el mundo odia la situación se vuelve una cuestión de los grupos sociales a los que pertenecemos, es un asunto biológico, sociológico y psicológico", asegura. 

Vuust también cuenta que la música se ha usado como tortura, por ejemplo en Guantánamo, donde reproducen secuencias interminables de heavy metal a los prisioneros. 

QUIZÁ TE INTERESA: 

*Con información de Vice

20 de noviembre de 2017, 14:11

cerrar