Soñó con ser agrónomo y hoy es el goleador de Municipal y del torneo

De pequeño soñaba con ser agrónomo. Sin embargo, la vida y el destino le tenían otros plantes para su vida, ya que terminó por graduarse como maestro de primaria. Pero no ejerce su profesión y por el contrario se convirtió en goleador del Torneo Apertura 2016 en su primera experiencia con Municipal. Se trata de Edy Danilo Guerra.

Sonriente y con la humildad que lo ha caracterizado, el ariete de 28 años platicó largo y tendido con Soy502, con quien compartió su historia y cómo el fútbol le cambió la vida.

Edy Danilo Guerra Pérez nació el 11 de diciembre de 1987 en Santa Ana, Petén, mide 1.78 y en el Apertura 2016 suma 14 goles y se perfila para ser el goleador del certamen

Nació y creció en Santa Ana, Petén. "La alfombra verde", como él le llama. Allí dio las primeras pataditas a un balón y aprendió que con trabajo y dedicación se consiguen los grandes o pequeños objetivos.

"Siempre me gustó el fútbol, no era muy aficionado, pero sí jugaba todos los días. Mi primera oportunidad llegó a los 16 años en la especial de San Benito, curiosamente me tocó jugar tres partidos como portero, la verdad no me fue bien, pero en el siguiente torneo ya me pusieron de delantero y en poco tiempo era el goleador", relató con una sonrisa.

  • MIRA TAMBIÉN:

Sabiendo que a los 16 años el fútbol no es garantía de subsistencia, Danilo buscó el sueño de estudiar en la Escuela Nacional Central de Agronomía (ENCA), donde  esperaba coronar un sueño de él y su familia y terminar por ser un gran profesional.

"La verdad no pude concluir la carrera y regresé a mi casa, el fútbol me seguía esperando. Seguí jugando y empecé a estudiar magisterio, pero vino tiempo de hacer prácticas y de estudiar en la tarde, y ya no había tiempo para entrenar. Mi madre me dijo que los estudios siempre estarían primero y que después de graduarme podría jugar".

Tras esa etapa vendrían golpes duros para Danilo, en 2007 falleció su padre y su vida dio un giro inesperado.

"Cuando mi papá murió, yo viví una difícil situación, intenté irme a Estados Unidos, pero no pude llegar y me tocó volver. Y otra vez apareció el fútbol en mi camino. Un día me llevaron a Cobán en 2009 y así volvió la ilusión de ser profesional. No ascendimos, Heredia me había contratado, pero algo me dijo que me fuera a Sayaxché en Segunda División, allí fui goleador y ascendimos al equipo", relató.

Luego de ese paso, llegó el momento de ir a la Liga Nacional (un tiempo en Carchá en Primera División), y su destino fue la Usac, equipo que tenía grandes delanteros, estaban Carlos Kamiani Félix, quien ahora también juega con Municipal, el hondureño Suazo y otros, por lo que no tuvo oportunidad de mostrar sus condiciones como goleador.

"Me costó mucho, pero era el momento de ir a Liga Mayor. Guastatoya y el profesor Ariel Sena, quien me llevó a ese equipo, igual los dirigentes que me llevaron y me mantuvieron, allí logramos cosas importantes en lo personal y grupal, lástima que no alcanzamos el título", recalcó.

Danigol dedica sus goles al cielo, a su padre Manuel Guerra, quien falleció hace nueve años, en algunos partidos como en el clásico 295 se levantó la manga derecha de la camiseta y besó un tatuaje que se hizo en honor a su progenitor

El nombre de Danilo Guerra sonaba para Municipal, sin embargo en el primer intento no se pudo arreglar, debieron pasar seis meses más para que el petenero pudiera vestirse de rojo.

"Me habían llamado para que jugara el Torneo Clausura 2016, pero decidimos seguir en Guastatoya y ya para el otro torneo creí que no me llamarían, pasó el tiempo y estaba por arreglar con otro club cuando llegó la comunicación y acá estoy luchando junto a este grupo de grandes jugadores".

Pese al entusiasmo y la ilusión con las que llegó Danilo, reconoce que al principio le costó adaptarse a vivir solo en la capital, sin embargo el apoyo de sus compañeros y el cariño de la afición, le han servido para encontrar la tranquilidad y acoplarse a las altas exigencias que suponen jugar para uno de los clubes más grandes del país.

Poco a poco, con trabajo, entrega y hasta hora con 14 goles en el certamen, Danigol ya es uno de los favoritos de la exigente afición roja.

  • ADEMÁS:

"La gente de Municipal es muy fiel, entregada y agradecida, me sorprenden cada día más, en la calle me saludan, me dicen que les gustó un gol o que para el partido que viene quieren tres goles. A donde vaya siempre la gente es atenta y eso no se puede pagar con nada, el cariño se devuelve con trabajo y dedicación. Ojalá y podamos darles lo que tanto desea y es títulos", expresó el futbolista que heredó la histórica camiseta número 20 de Carlos "El Pescado" Ruiz en Municipal.

Hasta ahora, Guerra ha cumplido con la predicción de "El Fish", quien al retirarse de la Selección advirtió que Danigol tenía todas las condiciones para ser su sucesor en los Rojos y en la Bicolor.

Sobre sus 14 goles y ser el máximo artillero del torneo, si bien lo pone contento, Edy Danilo está claro que lo importante será llegar a la final y alcanzar el título, que de nada serviría sus anotaciones si el objetivo colectivo no se alcanza. Por ahora el niño que soñó con ser agrónomo seguirá escribiendo su propia historia en el fútbol guatemalteco.

28 de noviembre de 2016, 06:11

cerrar