La sonrisa de Dylan, el mejor motor para seguir luchando por su salud

Dylan es el hijo menor de la familia Ramos Samayoa. (Foto: cortesía)

Dylan es el hijo menor de la familia Ramos Samayoa. (Foto: cortesía)

Dylan Ramos es un niño de 4 años que enamora con su sonrisa, le encanta estar acompañado de sus familiares y amigos, interactuar con las personas y disfrutar de su personaje favorito: Barney. No obstante, su condición le impide vivir su niñez como los demás de su edad.

A los dos meses de nacido, la familia de Dylan notó algunas características que no eran acorde a su desarrollo. “Nos dábamos cuenta de que no sostenía su cabeza por sí solo, que le costaba mucho moverse y que no se desarrollaba como todos los bebés, así que ahí empezó esta lucha que continúa día a día”, afirma su tía, Paty Ramos.

Dylan tien 4 años y debe recibir terapias para estimular su cerebro y músculos. (Foto: cortesía)
Dylan tien 4 años y debe recibir terapias para estimular su cerebro y músculos. (Foto: cortesía)

Luego de varios exámenes y visitas al médico, el pequeño fue diagnosticado con distonía, un trastorno neurológico que causa contracciones involuntarias de los músculos, las cuales resultan en torsiones y movimientos repetitivos. La condición fue debido a negligencia médica por parte de los médicos al momento de nacer. 

El pequeño guerrero debe ser alimentado por medio de un tubo directo a su estómago, ya que no puede comer por sí solo, tragar, sentarse, gatear, sostener su cuello ni hablar.

“Para toda la familia fue devastador, Dylan es el hijo menor y este proceso ha sido doloroso, pero al ver su lucha y sonrisa nos da fuerza para seguir adelante”, afirma su madre, Ana Samayoa, quien está en búsqueda constante de algún tratamiento para mejorar el estilo de vida del pequeño que debe recibir terapias y medicamentos valorados en 5 mil quetzales mensuales.

Dylan debe ser alimentado por medio de un tubo. (foto: cortesía)
Dylan debe ser alimentado por medio de un tubo. (foto: cortesía)

“Existe un tratamiento que mi hermano y cuñada quisieran para mi sobrino y ahijado, pero solo lo realizan en Estados Unidos y tiene un valor de 30 mil dólares aproximadamente”, dice Paty. El tratamiento se llama Therasut y dura aproximadamente dos meses. El objetivo es que Dylan logre sostener su cabeza, gatear, sentarse o al menos mover algunos de sus músculos por sí solo al recibir terapia sensorial en su cerebro.

Para lograr reunir dinero para este tratamiento, la familia ha decidido abrir una página en Facebook llamada Juntos por Dylan, en la cual realiza diferentes actividades, como venta de comida, cursos, talleres y mucho más, para recaudar el dinero del tratamiento para el pequeño risueño.

Si estás interesado en apoyar, asiste a las actividades que se llevan a cabo. También puedes hacer donativos depositando a la cuenta de ahorro 031-6017204-1, del banco G&T Continental, a nombre de Ana Samayoa; o comunicarte a los teléfonos 3028-7531 o 4233-2698.

31 de octubre de 2017, 09:10

cerrar