¿Por qué la Súper Liga China está rompiendo el mercado del fútbol?

La Súper Liga de China se convirtió en una de las que más paga en todo el mundo. Con ese potencial financiero, primero importaron jugadores brasileños, argentinos y de otras partes de Sudamérica y ahora empezaron a poner los ojos en grandes cracks de las principales ligas del mundo. El objetivo es hacer crecer su liga e incrementar su nivel para, en un futuro próximo, ser potencia en ese deporte como ya lo son en casi todos los aspectos.

El impulso al fútbol nace desde el Estado chino. El presidente Xi Jinping, apasionado por este deporte, puso en marcha un plan con el que busca convertir a China en una potencia global del balompié. La iniciativa comprende la práctica obligatoria del fútbol en los colegios, pasar de 5 mil a 50 mil escuelas especializadas en la enseñanza de este deporte y la construcción de 70 mil canchas en diferentes puntos del país para potenciar la competencia local.

En 2012 el expresidente de la federación china Nan Yong y otras 10 personas, incluyendo jugadores y dirigentes, fueron condenados a prisión por su participación en coimas y arreglos de partidos

A su vez, se proyecta la organización futura de un Mundial y elevar el nivel de la selección local, que actualmente marcha último en su zona y casi ha dilapidado sus chances de clasificarse a Rusia 2018.

Para entenderlo en números, en 2013 el fútbol chino había invertido 28 millones de dólares. En 2015 triplicó esa cifra con más de 100 millones en la importación de jugadores. A lo anterior se unen los 280 millones gastados en el último mercado de pases para la contratación de figuras internacionales, el torneo superó al resto de las ligas mundiales, y va por más.

Los contratos de Carlos Tevez y el brasileño Oscar, que hasta ahora son los fichaje del año, la mega oferta de 300 millones de dólares al Real Madrid por Cristiano Ronaldo (CR7 dijo no)  y otros intentos son sólo la punta del iceberg.

Los cerca de US$ 80 millones con los que el Shanghai Shenhua se llevó a Carlos Tevez son apenas una muestra de la estrategia que la Chinese Super League (CSL), y su poderosa chequera

Pese a que recientemente se anunciaron que se impondrán topes y se evitaran esas grandes inversiones, está claro que el plan continúa y los dueños de los clubes, la mayoría privados pero algunos tienen capital gubernamental, siguen en la ruta planeada.

"La prioridad que tiene China es mejorar la calidad competitiva de su liga, así que van a seguir gastando. Como el nivel es muy bajo, la única manera que tienen de acelerar este proceso es poniendo sobre la mesa todo su potencial financiero", aseguró el analista Ivan Vargas, del portal especializado fichajes.com.

Muchos de los equipos chinos pertenecen a poderosos conglomerados estatales. El Shangdong Luneng, pertenece a una importante compañía de electricidad, el Shangdong Luneng Group, que tiene al estado chino como dueño del 51% de sus acciones. Este músculo financiero no se limita al sector público o a los confines de China.

Pese a ser hexacampeón y el equipo con más seguidores, Guangzhou Evergrande cerró 2015 con pérdidas por más de 200 millones de dólares

La empresa de comercio electrónico Alibaba controla la mitad de las acciones del Guangzhou Evergrande. El Dalian Wanda Group del multimillonario Wang Jianlin añadió a sus negocios inmobiliarios, hoteleros y de juegos la adquisición del 20% del Atlético de Madrid en España.

El fútbol como herramienta de negocios ha pasado a ser un foco de atención para grandes grupos empresarios chinos. La ambiciosa expansión urbana nacional estimula este potencial.

Hasta las llamadas ciudades fantasma de ese país que se construyen de la nada tienen en su diseño original un estadio de fútbol. El espectacular estadio del Dalian Shide FC, para unos 40 mil espectadores, y el del Hangzhou, para 80 mil, se han añadido a las instalaciones deportivas de los juegos olímpicos de 2008 como parte del gigantesco programa urbanizador chino.

En un proceso con muchos zigzags futbolísticos, China se clasificó para la Copa Asiática de 2015 y por primera vez en 11 años, logró pasar la primera ronda. En los cuartos de final fueron eliminados por Australia 2-0. Pero a pesar de los indudables logros de los últimos años está claro que queda un largo camino por recorrer.

Por el momento la realidad es que la Liga de China está muy por debajo no solo de las europeas sino de la estadounidense y las sudamericanas y que corregir eso llevará mucho tiempo.

*Con información de La Opinión, La Nación, Diario Sport, CNN y AFP

 

08 de enero de 2017, 09:01

cerrar