Las tablets están en peligro de extinción por culpa de los smartphones

Las mejoras en los smartphones y el incremento en el tamaño de sus pantallas hacen que las tablets pierdan importancia en el mercado tecnológico. 

Las mejoras en los smartphones y el incremento en el tamaño de sus pantallas hacen que las tablets pierdan importancia en el mercado tecnológico. 

Al aumentar el tamaño de las pantallas en los smartphones ha provocado en 2015 que se hayan convertido en el sustituto ideal de las tablets.

De acuerdo con el director de análisis de tecnología de la Asociación de Tecnología de Consumo (CTA), Steve Koening, los teléfonos móviles serán el “caníbal” de las tablets en el futuro. Incluso, se estima que en 2016, el mercado global de estos dispositivos se reduzca en un ocho por ciento.

“En el mercado global se espera que las tablets se detengan en adopción por el crecimiento del tamaño de los smartphones, los cuales se espera que terminen por canibalizar a la categoría totalmente en el futuro. Aunque siguen estables en participación de mercado, ya no hay muchas razones para que los usuarios las elijan sobre un teléfono”, dijo Koening en el arranque del del CES 2016 en Las Vegas.

Contrario al mercado de tablets, los teléfonos inteligentes crecieron cuatro por ciento durante 2015 y se espera que mantengan su crecimiento en este año, según datos de CTA.

A pesar de que las tablets bajaron su precio cerca de nueve por ciento en los últimos 24 meses, esto no ha sido suficiente para mantener el nivel de la línea de innovación, en la que los móviles cuentan con la ventaja de mejor resolución de pantalla, variedad de precios y actualizaciones más frecuentes en sus sistemas operativos.

Durante el CES 2016, se espera que se presenten diversos modelos de tablets de bajo precio y una variedad de aplicaciones para estos dispositivos, cada vez más enfocadas a la industria y al comercio, alejando a la categoría poco a poco de los reflectores.

*Con información de www.cnnespanol.cnn.com

 

05 de enero de 2016, 10:01

cerrar