El teléfono prohibido que facilitó la investigación de "La Patrona"

La activación del GPS y las llamadas que Lemus efectuó al escapar fueron claves en la investigación. (Foto: archivo/Soy502)

La activación del GPS y las llamadas que Lemus efectuó al escapar fueron claves en la investigación. (Foto: archivo/Soy502)

La interceptación de llamadas y la activación de antenas y GPS son los elementos que permitieron al Ministerio Público (MP) establecer una hipótesis sobre la fuga de Marixa Lemus, alias "La Patrona", de la brigada militar Mariscal Zavala. Uno de los móviles pertenecía a la reclusa, quien lo tenía en su poder pese a que la ley prohíbe estos dispositivos en los centros carcelarios.

"El GPS del teléfono de Marixa Lemus se activó dos minutos después de haberse fugado del centro de detención", señaló la subsecretaria del MP, Ana Elena Guzmán, al explicar el recorrido que la exprófuga hizo hacia El Salvador.

El móvil de la sindicada también permitió ubicarla en el mismo lugar y momento que el abogado Benjamín Estrada, en la aldea Cristo Rey, Santa Catarina Pinula. Lemus habría sostenido diversas comunicaciones con una amiga de ella, Karen Tánchez, quien la recogió en el kilómetro 35 de la ruta a El Salvador.

  • LEE TAMBIÉN...

"La Patrona" y Tánchez intercambiaron llamadas a las 22:55, 23:05 y 23:12 del 10 de mayo, previo a que se reunieran para que la fugada continuara su camino hacia la frontera en un vehículo diferente al que usó Estrada para sacarla de la cárcel.

El análisis comunicacional permitió establecer la ruta que usó Lemus para salir del país. (Foto: MP)
El análisis comunicacional permitió establecer la ruta que usó Lemus para salir del país. (Foto: MP)

La madrugada del 11 de mayo, a la 01:46, Lemus utilizó su teléfono en Jutiapa como parte de su ruta de escape para el país vecino, al cual probablemente ingresó en una de las áreas fronterizas no vigiladas.

Catorce días después de su escape, "La Patrona" fue recapturada en El Salvador.

¿Y el teléfono?

El artículo 26 de la Ley de Equipos Terminales Móviles prohíbe el uso y portación de un teléfono en el interior de una prisión. La normativa comprende penas de hasta 10 años por este ilícito.

Al respecto, la secretaria del MP, Mayra Véliz, dijo que se investigará cómo y por qué Lemus tenía un celular en el centro carcelario.

  • PUEDE INTERESARTE...

23 de junio de 2017, 06:06

cerrar